Cleveland Clinic Logo
Síndrome de Vómitos Cíclicos

Síndrome de Vómitos Cíclicos

El síndrome de vómitos cíclicos (SVC - CVS por sus siglas en inglés) en los niños es una enfermedad en la que el niño tiene repetidos episodios, o ciclos, de náuseas y vómitos severos. Entre los ciclos, el niño está saludable en general.

Durante un ciclo de SVC, el niño a menudo vomita varias veces por hora; el ciclo puede durar de varias horas a varios días. Los síntomas pueden empezar en cualquier momento del día, pero a menudo comienzan tarde en la noche o pronto en la mañana.

Los ciclos de SVC de cada niño tienden a ser similares: empiezan a la misma hora del día, duran alrededor del mismo tiempo, y tienen síntomas similares con la misma intensidad. De promedio/media los niños que sufren de SVC tienen alrededor de 12 episodios al año. En la mayoría de los casos, el SVC para solo sin necesidad de tratamiento.

¿Cómo de común es el síndrome de vómitos cíclicos?

No se sabe exactamente cómo de común es el SVC, pero se calcula que afecta hasta 3 de cada 100,000 niños en los Estados Unidos. Es ligeramente más común entre las niñas que entre los niños.

Los niños en edad pre-escolar o al comienzo de los años de escuela tienen mayor riesgo de tener SVC; la media de edad entre los niños que contraen SVC es de 5 años de edad. Mientras que SVC normalmente afecta a los niños, también puede afectar a adultos.

¿Qué causa el síndrome de vómitos cíclicos?

La causa del SVC no se conoce, pero los niños que lo padecen a menudo tienen migrañas y otra afección parecida al SVC llamada migraña abdominal. La mayoría de los pacientes con SVC tienen un historial familiar de migrañas, especialmente por el lado de la familia de su madre.

Mientras que es verdad que los expertos no están seguros de la causa, hay ciertas cosas que pueden causar un ataque de SVC. Estas incluyen:

  • Infecciones, especialmente catarros, sinusitis, y la gripe
  • Situaciones que causan gran excitación, como cumpleaños y vacaciones
  • Estrés emocional
  • Ciertos alimentos, como el chocolate y el queso
  • No comer durante largos periodos de tiempo
  • Falta de sueño
  • Mareos (por movimiento)
  • Sobreesfuerzo (intentar hacer demasiado)
  • Alergias
  • Menstruación (periodos mensuales)

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene el síndrome de vómitos cíclicos?

Hay muchas enfermedades que pueden causar nauseas y vómitos. Cuando un niño tiene SVC, él o ella tendrá un patrón (ciclo) de ataques de vómitos severos que ocurren a intervalos regulares, seguidos de periodos de salud normal sin vómitos.

El SVC puede tener cuatro fases marcadas:

  • Pródromo – Esta es una fase de “aviso” que señala que viene un ataque. Algunos pacientes tienen síntomas durante esta fase, como nausea, dolor de estómago, dolor de cabeza, o ansiedad. Esto se ve en hasta un 60% de los pacientes.
  • Vómitos – Esta fase es cuando el ataque – vómitos o arcadas – está ocurriendo. Esta puede durar hasta un día entero o más.
  • Recuperación – Durante esta fase, los vómitos han parado y el niño comienza a sentirse mejor. Algunos niños pueden comer alimentos sólidos inmediatamente; algunos necesitan un par de horas o tienen que comenzar por líquidos e ir despacio introduciendo alimentos sólidos. Puede que tu hijo/a también tenga dolor de los músculos abdominales debido a los vómitos, y puede estar agotado.
  • Sin síntomas – este es el momento entre ataques.

Además de las nauseas y los vómitos, otros síntomas del SVC incluyen:

  • Cansancio
  • Palidez (la piel pálida)
  • Dolor abdominal (del estómago)
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz y al sonido
  • Fiebre de bajo grado
  • Babeo

¿Cómo diagnostica el médico el síndrome de vómitos cíclicos?

El SVC puede ser difícil de diagnosticar porque las nauseas y los vómitos son síntomas de muchas enfermedades. El médico de tu hijo/a empezará por tomar un historial y examen físico meticulosos. Ayuda el describir los síntomas muy bien y decir cuanto tiempo los ha tenido el niño.

El médico tendrá que descartar otras enfermedades antes de hacer un diagnóstico de SVC. Para hacer esto, el médico puede usar pruebas como:

  • Análisis de sangre
  • Una serie del tracto gastrointestinal (GI por sus siglas en inglés) para examinar el esófago, el estómago, y parte del intestino delgado. Para esta prueba, el paciente se traga un líquido de contraste que contiene bario y luego se le hacen unos rayos-X.
  • Estudios de imágenes, como rayos-X, de varios órganos para descartar enfermedades de los riñones, sinusitis, y otras enfermedades.

¿Cómo se trata el síndrome de vómitos cíclicos?

No hay cura para el SVC. El tratamiento está diseñado para manejar los síntomas y ofrecer apoyo al paciente. En la mayoría de los casos, cuando comienza uno de los episodios del SVC, lo mejor es intentar mantener a tu hijo/a lo más calmado posible en la cama a oscuras, el un cuarto silencioso. Dormir es a menudo la única forma de aliviar los vómitos. Puedes darle a tu hijo/a un medicamento para las nauseas o un sedante para ayudarle a dormir, si no los vomita. Si las nauseas y los vómitos son severos, puede que tu hijo/a necesite ir al hospital para que le den líquidos de forma intravenosa (inyectados directamente en la vena) para prevenir que se deshidrate (pérdida peligrosa de líquidos). Los síntomas de la deshidratación incluyen:

  • Sed
  • Disminución de la orina
  • Palidez
  • Agotamiento
  • Languidez

El médico puede recetar varias medicinas para tratar el SVC, dependiendo en la edad de tu hijo/a. Generalmente, el tratamiento incluye dos enfoques:

  • Terapias abortivas – incluyen medicamentos para parar o desacelerar el ataque e incluye medicamentos anti-nausea, medicamentos para la ansiedad, y a veces sedantes.
  • Terapias preventivas – incluyen medicamentos que pueden ayudar a reducir o eliminar los ataques. Los dos medicamentos más usados son la ciproheptadina y amitriptilina.

Las técnicas para el manejo del estrés y la terapia de nutrición también pueden ayudar a los niños.

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome de vómitos cíclicos?

Las complicaciones asociadas con el SVC incluyen:

  • Deshidratación
  • Desequilibrios químicos (al vomitar se pueden perder importantes minerales)
  • Desgarre, quemazón, o hemorragia del esófago (el tubo con el que se traga)
  • Malnutrición (malos hábitos alimenticios)

¿Se puede prevenir el síndrome de vómitos cíclicos?

Como no sabemos la causa exacta del SVC, no se puede prevenir. Sin embargo, puedes aprender a manejar sus ciclos y síntomas aprendiendo a reconocer lo que desencadena los vómitos de tu hijo/a. Escribir un diario sobre los episodios de los vómitos puede ser de ayuda para identificar y luego evitar o tratar con las cosas que causan los vómitos. El usar medicamentos preventivos también puede ayudar.

¿Cuál es el pronóstico para los niños que sufren de síndrome de vómitos cíclicos?

Algunos niños pueden superar el SVC; el síndrome normalmente dura de dos a cinco años. Los niños con SVC tienden a perder bastante escuela y a menudo necesitan clases particulares y clases en la casa.

Alrededor del 80 por ciento de los niños a los que se les diagnostica con SVC con el tiempo desarrollarán migrañas a medida que crecen.

¿Cuándo debo de llamar al médico de mi hijo/a?

Siempre que tu hijo/a tenga nauseas severas y empiece a vomitar, debes de contactar con tu médico para que te aconseje. Si tu hijo/a muestra cualquier síntoma de deshidratación, debes de ir a ver a un médico inmediatamente.

Referencias
  • National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Cyclic vomiting syndrome Accessed 8/26/2014.
  • Fleisher DR, Matar M. The cyclic vomiting syndrome: a report of 71 cases and literature review. J Pediatr Gastroenterol Nutr 1993; 17:361. Cyclic Vomiting Syndrome Association. Cyclic vomiting syndrome Accessed 8/26/2014.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2022

Index#s14894


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2022