Cleveland Clinic Logo
Estenosis Pilórica

Estenosis Pilórica

¿Qué es la estenosis pilórica?

La estenosis pilórica es un agrandamiento y/o estrechamiento anormal del músculo píloro, a través del cual pasan los alimentos y otros contenidos del estómago hacia el intestino delgado. Cuando el músculo pilórico se agranda esto causa un estrechamiento del canal pilórico. El resultado es que el líquido y/o alimentos no pueden salir del estómago hacia el intestino delgado.

child gastro tract pyloric s-stomach-peds

¿Cuáles son los síntomas de la estenosis del píloro?

Debido a que los bebés con estenosis del píloro no pueden tolerar la alimentación, pueden tener los siguientes síntomas:

  • Episodios frecuentes de vómitos en forma de proyectil (vómitos con mucha fuerza) después de 30 a 60 minutos de haber sido alimentado (puede ser después de cada vez que se le alimenta, u ocasionalmente)
  • Heces de pequeño tamaño
  • Deshidratación
  • Pérdida de peso
  • Irritabilidad
  • Tener hambre después de haber sido alimentado
  • Dolor abdominal
  • Movimiento en forma de hondas del abdomen poco después de haber sido alimentado y justo antes de vomitar

¿Cómo de común es la estenosis pilórica?

La estenosis pilórica afecta a tres de cada 1,000 bebés que nacen. Es meas común que afecte a bebés que han llegado a término, el primer bebé de la pareja, y niños, y menos común que afecte a niñas. La estenosis pilórica es más común en bebés caucásicos, especialmente los de descendencia europea.

Cerca del 15 por ciento de los bebés que nacen con estenosis pilórica tienen un historial familiar de dicha enfermedad. Un bebé tiene tres veces más probabilidades de desarrollar estenosis pilórica si la madre tuvo la enfermedad de bebé, en comparación con el padre.

¿Cuándo ocurre la estenosis pilórica?

Los síntomas de la estenosis pilórica normalmente empiezan a ocurrir alrededor de la tercera semana de vida, pero puede ser hasta a los cinco meses.

¿Cómo se diagnostica la estenosis pilórica?

pyloric s-stomach-peds

Tu médico te preguntará varias cosas acerca de los hábi¬tos alimenticios de tu hijo/a y luego examinará a tu hijo/a. Durante le examen físico, el médico puede ser capaz de sentir un bulto del tamaño de una aceituna (el músculo pilórico agrandado) en el abdomen de tu hijo/a. Si lo siente, no hará falta hacer ninguna prueba meas.

Si no puede sentir el píloro agrandado, puede hacerse un ultrasonido abdominal. La sonda transmite hondas de sonido a través de los tejidos del cuerpo, recibe ecos, y los transforma en imágenes diagnósticas. A menudo, el músculo pilórico agrandado se puede ver en las imágenes de ultrasonido.

En algunos casos, se debe de hacer una serie gastrointestinal superior en el caso que ni el examen físico ni el ultrasonido abdominal muestren ninguna anormalidad. Esta prueba requiere que tu hijo/a beba un líquido especial. El líquido se podrá ver en los rayos-X mientras viaja a través del estómago y el intestino delgado. El radiólogo infantil mirará los rayos-X mientras tu hijo/a está bebiendo el líquido para determinar si el líquido puede o no salir del estómago a través del píloro.

¿Cómo se trata la estenosis pilórica?

Después de diagnosticar con exactitud la estenosis pilórica mediante el examen físico, el ultrasonido o los estudios gastrointestinales, se debe de hacer una cirugía para corregir el problema.

Debido a que los bebés con HPS (por sus siglas en inglés) a menudo están deshidratados de tanto vomitar, es necesario darles líquidos antes de que se pueda hacer la cirugía. Los análisis de sangre pueden ayudar a detectar la deshidratación. A veces, es necesario dar líquidos por vía intravenosa (a través de lla vena del brazo).

Antes de la cirugía

Tu hijo/a no va a poder tomar leche de ningún tipo 6 horas antes de la cirugía, para reducir el riesgo de vomitar y aspirar durante la anestesia.

Durante la cirugía

Los siguientes pasos ocurrirán en caso de cirugía:

  • Un anestesista pediátrico (un médico que se especializa en sedación y alivio de dolor en niños) dará a tu hijo/a anestesia general, lo que le hará dormirse.
  • Se hace una pequeña incisión en el lado izquierdo del abdomen, más arriba que el ombligo.
  • El cirujano hace una “piloromiotomía,” que supone hacer una incisión en la parte agrandada del píloro para permitir que los alimentos salgan del estómago hacia los intestinos como deben. Este procedimiento normalmente toma menos de una hora en completarse.

Después de la cirugía

El tiempo normal de estancia después de la cirugía es de 24 a 36 horas. Varias horas después de la cirugía, tu hijo/a podrá comer de nuevo. Las alimentaciones orales (por la boca) se comienzan muy despacio y en muy pequeñas cantidades. El volumen y concentración de la leche en fórmula aumentará a medida que tu hijo/a sea capaz de tolerar los alimentos. Si tu hijo/a sigue vomitando durante periodos prologados, puede que necesite que le hagan más pruebas. Los problemas de vomitar deben de desaparecer antes de que tu hijo/a salga del hospital.

Cuidando a tu hijo/a después de la cirugía

Tu hijo/a estará ya comiendo normal para cuando os vayáis a casa. Normalmente, tan solo necesitarás medicamentos para el dolor no narcóticos (como Tylenol®) para controlar el dolor mínimo posoperatorio. Puedes darle a tu hijo un baño con esponja en día de su cirugía. Puedes darle un baño en la bañera 3 días después de su cirugía.

El pequeño trozo de esparadrapo que cubre la incisión (llamado Steri-strip™) se caerán gradualmente por sí mismas. No quites estas cintas adhesivas tu mismo. Si el Steri-strip no se ha caído para cuando vengas a la cita de seguimiento, el médico las quitará.

Cuando llamar al médico

Puede que notes un poco de hinchazón alrededor de la incisión; es normal. Sin embargo, llama al médico si tu hijo tiene fiebre, un hinchazón grande, rojez o supura la incisión, hemorragia o un dolor en aumento.

Cita de seguimiento

Se concertará una visita ambulatoria de seguimiento de 7 a 10 días después de que tu hijo tenga la cirugía. El médico de tu hijo examinará la herida y evaluará la recuperación de tu hijo/a.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2019

index#s4524


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2019