Cleveland Clinic Logo
Fracturas por Estrés

Fracturas por Estrés

¿Qué es una fractura por estrés?

Una fractura por estrés es una pequeña rotura en el hueso. En una fractura por estrés, se desarrolla una fisura delgada debido a una fuerza repetitiva, normalmente causada por el sobreuso. La mayoría de las fracturas por estrés ocurren en los huesos del pie y la parte inferior de la pierna, que llevan el peso del cuerpo.

Los lugares más comunes para tener una fractura por estrés son el segundo y tercer metatarso del pie. Las fracturas por estrés también son comunes en el talón, en el hueso de la parte exterior de la pantorrilla, y en la navicular (el hueso en la parte superior del pie). (Ver la ilustración).

foot-bone-spanish

Los huesos del pie

Las fracturas por estrés constituyen el 2% de todas las lesiones por deporte en los atletas.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura por estrés?

Los síntomas de una fractura por estrés incluyen los siguientes:

  • Dolor leve y/o debilidad en la zona donde se localiza la rotura
  • Dolor profundo dentro del pie, tobillo, o dedo del pie
  • “Dolor localizado” (sensibilidad en el lugar de la fractura al tocarlo)
  • Hinchazón en la parte superior del pie o en el tobillo
  • Dolor que ocurre durante o después las actividades normales
  • Dolor que viene con la actividad y se va con el descanso

Si la fractura por estrés no se trata, el dolor puede volverse severo. La fractura también se puede desplazar (los huesos fracturados se mueven fuera de la alineación normal).

¿Qué causa las fracturas por estrés?

Cuando se hace una nueva actividad que puede causar estrés , como una rutina de ejercicios nueva, y se involucra a los huesos, estos pueden tener problemas adaptándose. Esto puede causar fisuras. Otras causas de las fracturas por estrés incluyen las siguientes:

  • Los músculos se cansan debido al impacto repetitivo y el impacto llega a los huesos.
  • Cambio de actividades; por ejemplo, un aumento en la cantidad de ejercicio y atletismo, o diferentes trabajos sin periodo de ajuste normal.
  • Errores de entrenamiento o técnica
  • Cambios en la superficie; por ejemplo, ir de una superficie blanda (una pista de atletismo interior) a una superficie más dura (la acera o calle)
  • Actividades repetitivas en ciertos deportes de alto impacto, como corre largas distancias, baloncesto, tenis, atletismo, gimnasia, y baile.
  • Calzado inadecuado (zapatos que están demasiado usados, que son demasiado endebles, o demasiado rígidos)
  • Problemas en los pies, como juanetes, ampollas, o tendinitis, que pueden afectar la manera que el pie toca el suelo
  • Osteoporosis u otras enfermedades que debilitan la fuerza y la densidad (grosor) de los huesos. Los huesos débiles o blandos pueden no ser capaces de soportar los cambios en la actividad. Las mujeres atletas que tienen menstruaciones irregulares o no tienen menstruaciones también pueden tener menor densidad de los huesos.
  • Niveles bajos de vitamina D

¿Cómo se diagnostica una fractura por estrés?

Examen físico

Durante la primera visita del paciente a la oficina del médico, el médico querrá tener una idea completa sobre los factores de riesgo del paciente para las fracturas de estrés. Al paciente se le preguntará acerca de su historial médico, su trabajo, sus actividades, y los medicamentos que está tomando. El médico examinará el pie o tobillo del paciente. Puede que el médico haga una cita de seguimiento para hacer más pruebas.

Rayos-X

Una fractura por estrés puede ser difícil de ver en los rayos-X porque el hueso a menudo parece normal en los rayos-X, y las pequeñas fisuras no se pueden ver. Los rayos-x pueden no ayudar mucho a diagnosticar las fracturas por estrés, a menos que la fractura haya comenzado a curarse. Cuando la fractura comienza a curarse crea un callo, o bulto, que se puede ver en los rayos-X. Los médicos pueden recomendar que te hagan una gammagrafía ósea o una resonancia magnética (RM - MRI por sus siglas en inglés), ya que son meas sensibles que los rayos-X y pueden detectar las fracturas por estrés pronto.

Gammagrafía ósea

Durante la gammagrafía ósea se inyecta un agente marcador (una sustancia radioactiva) en la sangre del paciente. El marcador se acumula en el hueso y se asienta en las zonas donde el hueso se está reparando. En la gammagrafía la zona que está afectada por la fractura por estrés aparecerá más oscura que la zona sin lesiones.

Imágenes por resonancia magnética

La resonancia magnética (RM - MRI por sus siglas en inglés), es una prueba que produce imágenes muy claras del cuerpo humando, usando un imán enorme, ondas de radio, y una computadora para producirlas. Se prefiere usar la resonancia magnética muchas veces porque no hay exposición a la radiación, toma menos tiempo, y es mejor para diagnosticar diferentes tipos de hueso y/o anormalidades del tejido blando.

¿Cómo se trata una fractura por estrés?

Si piensas que puedes tener una fractura por estrés, ve a ver al médico y sigue las pautas del tratamiento que te dé. No ignores el dolor porque puede causar problemas serios.

Estos son algunos tratamientos que tu médico te puede recomendar:

  • Para de hacer la actividad que te está causando dolor. Las fracturas por estrés ocurren por estrés repetitivo, así que es importante evitar las actividades que causaron las fracturas.
  • Ponte una bolsa de hielo en la zona lesionada
  • Descansa durante una a seis semanas. Una vez que puedas volver a hacer actividades de bajo impacto durante largos periodos de tiempo sin dolor, puedes comenzar a hacer ejercicios de alto impacto.
  • Cuando estés tumbado, levanta el pie por encima del nivel de tu corazón.
  • Toma medicamentos antiinflamatorios no esteroides para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Usa calzado protector para reducir el estrés en tu pie o pierna. Puede que sea un zapato con la suela dura, una sandalia con la suela de madera, o un zapato ortopédico para fracturas.
  • Tu médico puede ponerte una escayola o una bota para fracturas en el pie para mantener los huesos en una posición fija y para quitar el estrés en la pierna.
  • El uso de muletas puede ser necesario para no poner peso en el pie o la pierna hasta que el hueso se cure.
  • A veces hace falta hacer una operación quirúrgica para que algunas fracturas por estrés se curen adecuadamente. Esto se llama corrección interna. Se pueden usar clavijas, tornillos, y/o placas para sujetar el hueso del pie y del tobillo juntos durante el proceso de curación.
  • Si tienes diabetes, ve a ver a tu médico en seguida si tienes dolor u otros problemas con tus piernas, tobillos o dedos de los pies.
Ritmo lento

Durante la fase temprana de curación, el médico puede recomendar que cambies tu programa para que descanses un día, hagas una actividad al día siguiente, y entonces descanses el siguiente día. Debes de aumentar la frecuencia y la vigorosidad del ejercicio que haces. Si vuelves a hacer la actividad que te causó la fractura de estrés demasiado pronto, puede que te hagas una fractura de estrés más grande que será más difícil de curar. Si te vuelves a lesionar el hueso, puede llevar a problemas a largo plazo, y puede que la fractura por estrés nunca se cure adecuadamente.

Entrenamiento mezclado

Cambia los tipos de ejercicios aeróbicos que hagas para ayudarte a evitar estrés continuo en el pie o en el tobillo. Cambia a actividades aeróbicas que pongan menos estrés en tu pie y pierna para que la fractura por estrés se pueda curar adecuadamente. Nadar y andar en bicicleta son buenas actividades alternativas.

¿Cuánto se tarda en recuperarse de una fractura por estrés?

Mientras que sigas sintiendo el dolor, el hueso sigue estando frágil en esa zona y se puede romper otra vez en el mismo lugar. Una fractura por estrés toma de 6-8 semanas para curarse, así que es importante parar de hacer las actividades que causaron la fractura. Siempre pregunta a tu médico antes de hacer cualquier actividad física con el pie o tobillo lesionado.

¿Cómo se puede prevenir una fractura por estrés?

Estos pasos te pueden ayudar a prevenir las fracturas por estrés:

  • Cuando sientas dolor, para de hacer ejercicio.
  • Ve al médico tan pronto como puedas si tienes un problema constante con tus pies, tobillos o dedos de los pies.
  • Usa el equipamiento deportivo correcto.
  • Usa los zapatos deportivos adecuados.
  • Añade nuevas actividades deportivas de manera lenta, y gradualmente aumenta el tiempo, velocidad, y distancia.
  • Practica entrenamiento de fuerza para ayudarte a prevenir la fatiga muscular, y para ayudarte a prevenir la pérdida de densidad ósea que viene con el envejecimiento.
  • Sigue una dieta sana llena de alimentos con calcio y vitamina D que mantengan tus huesos fuertes.
  • Si decides aumentar tu nivel de actividad, pide a tu médico recomendaciones de cuanto añadir y cuando añadirlo.
  • Si vuelven el dolor o la inflamación, para la actividad que estés haciendo y descansa durante varios días. Si sigues con dolor, ve a ver a tu médico.
  • Pregunta a tu médico antes de empezar un programa de ejercicio o antes de comenzar un trabajo que consista en niveles más altos de actividad física de la que estés acostumbrado.
  • Sigue todas las reglas que te dé tu médico.

¿Qué puede pasar si se deja sin tratar una fractura por estrés?

Si una fractura por estrés no se trata apropiadamente, puedes desarrollar problemas serios. Por ejemplo:

  • La fractura puede empeorar. Eventualmente, puede convertirse en una rotura completa si no cambias el tipo de actividades que haces. Si la rotura no recibe atención médica profesional, puede curarse inadecuadamente y convertirse en una fuente de dolor y de incapacidad.
  • La fractura puede causar un defecto en el hueso que puede limitar la capacidad de movimiento del pie, o hacer que sea difícil encontrar zapatos que te queden bien.
  • Puedes desarrollar artritis, que puede ser causada por fracturas que se extienden a la articulación (la junta donde se encuentran dos huesos).
Referencias

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2020

Index#s15841

  Last review date: 06/17/2015       Translated: 09/11/2015


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2020