Cleveland Clinic Logo
Prurito Anal (Picor Anal)

Prurito Anal (Picor Anal)

¿Qué es el prurito anal?

El prurito anal es una condición dermatológica caracterizada por el picor en la zona anal. El picor puede empeorar durante la noche o después de una defecación. Rascarse la zona resulta en más irritación y empeora el picor en vez de aliviarlo. Rascarse con las uñas puede resultar en daño a la piel o en infección. Si el ciclo de picor-rascarse persiste, puede llevar a un incomodidad extrema, dolor, y sensación de quemazón.

¿Qué puede causar sequedad e irritación en la zona del ano?

La zona del ano puede volverse seca o irritada debido a el uso de jabones duros, toallitas íntimas, o papel higiénico áspero para limpiar la zona después de defecar. Una reacción hiper-sensitiva puede ocurrir si se aplican a la zona polvos perfumados, lociones, cremas, pomadas, u otros productos. Un exceso de sudor o pequeñas cantidades de materia fecal pueden causar irritación y picor.

¿Cuáles son los tipos de prurito anal?

Hay dos tipos principales de prurito anal – primario y secundario.

  • Prurito anal primario (idiopático) – esta condición no tiene ninguna causa subyacente identificable. Este es el tipo más común de prurito anal.
  • Prurito anal secundario – esta condición puede ser debida a muchas causas subyacentes diferentes. Pueden incluir infecciones, dermatitis por contacto o condiciones dermatológicas, enfermedades sistémicas, y otros factores.

¿Cómo de común es el prurito anal?

Se calcula que afecta del 1-5% de la población. El prurito anal es cerca de 4 veces más probable en hombres que en mujeres. El prurito anal primario o idiopático cuenta con la mayoría de los casos (cerca de 50-90%).

¿Qué causa el prurito anal?

La poca higiene NO suele ser la causa del prurito anal. Más bien, el sobreuso de jabones y otros productos tópicos para limpiar la zona anal o frotar con vigor con una toallita o con papel higiénico áspero puede causar irritación. El exceso de sudor o humedad pueden quedar atrapados en la zona anal si se lleva puesta ropa interior estrecha o ceñida. Algunos alimentos y bebidas, como bebidas con gas, bebidas con cafeína (café, té, colas) y alimentos picantes o ácidos (tomates, frutas cítricas) se han relacionado con esta condición. Defecar con frecuencia (diarrea) o infrecuentemente (estreñimiento) puede jugar un papel.

Otras causas de prurito anal incluyen:

  • Infecciones – Algunos tipos de bacteria, hongos (levadura), o parásitos pueden causar picor. Algunos de los organismos que resultan en picor e irritación son el estafilococo aéreo o estreptococo piogenes (tipos de bacteria), cándida albicans (una levadura), lombrices, y Sarcoptes scabiei (ácaros de sarna). Los niños tienen más probabilidades de contraer infecciones de lombrices que los adultos.
  • Condiciones dermatológicas – la soriasis, dermatitis por contacto (inflamación debido a alérgenos u otros irritantes), o dermatitis atópica (una condición crónica que se encuentra en pacientes con alergias) pueden causar un sarpullido en la zona perianal.
  • Enfermedad inflamatoria del intestino (enfermedad de Crohn)
  • Factores psicológicos como el estrés o la ansiedad
  • Enfermedades sistémicas – estas incluyen la diabetes mellitus, leucemia, linfoma, enfermedad del tiroides y enfermedades del hígado (ictericia obstructiva).
  • Enfermedades colorrectales y anales – el prolapso rectal, hemorroides internas y externas, fisuras anales (úlceras), o fístulas (vías anormales en forma de tubo) se asocian con el prurito anal. Con las hemorroides externas de gran tamaño puede ser difícil de quitar las cantidades residuales de heces. Las hemorroides internas pueden causar hemorragias, ensuciarse con heces, o drenaje.
  • Medicamentos sistémicos o tópicos – el uso de drogas como la quinina, colchicina, y aceites minerales se han asociado con el prurito anal.
  • Incontinencia fecal o urinaria – los niños y los adultos mayores tienen más posibilidades de experimentar incontinencia de los intestinos o la vejiga.

¿Cómo se diagnostica el prurito anal?

El médico obtendrá tu historial médico completo y te hará un examen físico para identificar las causas subyacentes, como condiciones dermatológicas y otras enfermedades. Él o ella inspeccionara la zona visualmente para buscar cambios en el color o textura de la piel, sarpullidos, o lesiones. El médico te preguntará si estás tomando medicamentos y el tipo y frecuencia de tus defecaciones.

El médico puede obtener muestras de piel y hacer pruebas para buscar bacterias u otras infecciones.

Los padres de los niños que tengan lombrices pueden poner un trozo de esparadrapo quirúrgico cerca del ano del niño antes de que se vaya a la cama. Las lombrices suelen salir por las noches. A la mañana, cuando el niño se despierte, se puede quitar el esparadrapo para ver si hay lombrices o sus huevos.

¿Cómo se trata el prurito anal?

Normalmente el tratamiento se enfoca en establecer y mantener una rutina adecuada para una higiene anal apropiada. Si se encuentra una causa secundaria o subyacente, el tratamiento dependerá de la condición en particular.

  • Medicamentos tópicos – los esteroides tópicos, como las cremas o pomadas que contienen 1% de hidrocortisona, pueden ayudar a aliviar el picor y la irritación. La crema o pomada puede ponerse de dos a tres veces al día en la zona afectada. La capsaicina tópica puede ser una alternativa para los pacientes con prurito anal crónico.
  • Medicamentos orales – los medicamentos antibióticos o antifúngicos pueden recetarse si hay una infección.
  • Inyección de azul de metileno (tatuaje anal) – esta técnica se puede usar para tratar los casos más avanzados que no responden a los medicamentos tópicos. El azul de metileno (un tinte) se inyecta debajo de la piel en la zona perianal. Se piensa que el azul de metileno alivia el dolor y el picor matando las terminaciones nerviosas en la zona donde se inyecta.

¿Cuáles son algunos consejos para cuidarse?

  • Resiste la necesidad de rascarte – el picor puede parecer peor durante la noche, así que la gente inconscientemente se rasca la zona anal con las uñas mientras duerme. Ponte guantes de algodón limpios a la hora de dormir para prevenir irritaciones e infecciones.
  • Mantén la zona perianal limpia y seca – usa agua clara en vez de jabón o papel higiénico humedecido para limpiar la zona perianal después de defecar. Se puede usar una ducha o bidet para limpiar con suavidad la zona perianal. Usa el secador de pelo en su potencia mínima para secar la zona. Si usas papel o una toalla, seca la zona mediante palmaditas suaves.
  • Pon una pequeña cantidad de maicena o almidón de maíz o un pedazo de algodón en la zona para mantenerla seca durante el día. También se puede usar una pequeña gasa de algodón.
  • No uses jabón cuando te limpies la zona anal o frotes con vigor al usar papel higiénico o toallitas.
  • Evita el usar cremas perfumadas, lociones, burbujas de baño, polvos, u otros productos que puedan causar irritación a la zona.
  • Come alimentos con un alto contenido en fibra – una dieta sana puede ayudarte a evitar la diarrea o estreñimiento y asegurarte defecaciones regulares. Evita alimentos que puedan promover el picor, como los alimentos picantes o ácidos o las bebidas con cafeína.
  • Evita ponerte ropa interior ajustada o estrecha – la ropa interior de algodón puede ayudarte a absorber la humedad mejor que los materiales sintéticos. Asegúrate de que la ropa interior te queda bien y cámbiatela con frecuencia. Lava la ropa con detergentes sin fragancia.
  • Usa los medicamentos tópicos como sugiere las instrucciones. Ponte un poquito de la crema o pomada, y para de usarla si el picor no para o si empeora.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2019

index#s15574


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2019