Cleveland Clinic Logo
Adenomas Pituitarios

Adenomas Pituitarios

¿Qué es la pituitaria?

La pituitaria es una glándula del tamaño de un guisante o arveja, que está unido a la base del cerebro. Se encuentra detrás de la nariz y el seno esfenoidal (el espacio de aire detrás de la cara), justo debajo de otra estructura importante y relacionada con ella llamada el hipotálamo. Una glándula es un órgano que produce y segrega sustancias especiales, como hormonas, que actúan en otros órganos y tejidos para hacerlos funcionar. La pituitaria se llama “la glándula maestra” porque sus hormonas regulan el equilibrio de las hormonas hechas por la mayoría de las otras glándulas del cuerpo. De esta manera, la pituitaria controla muchos procesos, como el crecimiento, el desarrollo y la reproducción. También controla el funcionamiento de ciertos órganos, como los riñones, los pechos y el útero.

Breast Anatomy

La pituitaria tiene dos partes o lóbulos, cada uno con su propia función en el cuerpo. El lóbulo anterior, la pituitaria anterior, forma alrededor del 80 por ciento de la glándula y es la parte más cercana al frente de la cabeza. Su función es hacer y segregar muchas hormonas “de señalización” en el torrente sanguíneo. Estas hormonas se mueven por la sangre a otras glándulas y órganos, donde pueden señalizar a los órganos y glándulas para que empiecen o paren de funcionar. La parte posterior de la glándula, la pituitaria posterior, no produce ninguna hormona ella misma. En vez de esto, contiene terminaciones nerviosas de las células del cerebro que vienen del hipotálamo. Estas células nerviosas producen hormonas, que luego se van y se almacenan en la pituitaria posterior para su uso más adelante.

El hipotálamo y la pituitaria trabajan juntos. El hipotálamo produce hormonas que, a su vez, dan señales a la pituitaria para que segregue sus hormonas. Las hormonas que segrega la pituitaria incluyen:

  • Hormona estimulante de la corteza suprarrenal o corticotropina (ACTH) – estimula a las glándulas suprarrenales a producir hormonas esteroides.
  • Hormona antidiurética o vasopresina (ADH) – causa que los riñones mantengan agua en el cuerpo.
  • Hormona de crecimiento o somatotropina (GH) – ayuda a regular el metabolismo y controlar el crecimiento del cuerpo
  • Hormona luteinizante (LH) y hormona estimulante del folículo (FSH) – controla los periodos de las mujeres y la producción de hormonas sexuales
  • Hormonas estimulantes de los melanocitos (MSH) – controlan la producción de el pigmento de la piel, melanina
  • Prolactina (PRL) – estimula el desarrollo de la producción de leche Hormona estimulante del tiroides o tirotropina (TSH) – estimula el crecimiento de la glándula tiroidea y la secreción de las hormonas tiroideas.

¿Qué es un adenoma pituitario?

Un adenoma pituitario es un crecimiento o tumor en la pituitaria. La mayoría de los adenomas pituitarios son de crecimiento lento y benignos, lo que quiere decir que no son cáncer y no se extienden a otras partes de cuerpo. Sin embargo, a medida que crecen pueden poner presión en las estructuras cercanas, como los nervios que conectan los ojos al cerebro, y pueden causar síntomas. Esto se conoce como el efecto masa. Un adenoma grande también puede aplastar las células pituitarias normales y evitar que funcionen como deben, lo que crea una condición llamada hipopituitarismo. Esta condición puede causar baja presión sanguínea, cansancio y cambios en tu impulso sexual y funcionamiento, y puede hacer que te sientas menos capaz de manejar el estrés.

Los adenomas pituitarios se etiquetan o nombran basado en su tamaño. Los tumores más pequeños de 1 cm se llaman microadenomas. Los tumores mayores de 1 cm se llaman macroadenomas. Muchos adenomas causan síntomas segregando hormonas extra en el torrente sanguíneo, pero no todos los adenomas producen hormonas. Algunos llamados adenomas no funcionales o adenomas de células nulas, no producen hormonas. Cerca de un tercio de todos los tumores pituitarios son adenomas no funcionales. Suelen hacerse grandes y se encuentran porque causan síntomas debido al efecto masa.

¿Qué causa los adenomas pituitarios?

No se conoce la causa exacta de los adenomas pituitarios. Sin embargo, algunos se han vinculado a cambios accidentales del ADN, el material dentro de la célula que forma tus genes. (Los genes son las instrucciones para hacer proteínas que controlan las funciones de las células). Estos cambios causan que las células en la pituitaria sean anormales y crezcan sin control, creando un tumor. Los cambios pueden pasarse de padres a hijos (hereditarios), pero normalmente ocurren solos en algún momento de la vida de la persona.

¿Cuáles son los síntomas del adenoma pituitario?

Los síntomas de los adenomas pituitarios varían dependiendo del tipo de hormona que segregue el tumor o su efecto masa en las estructuras cercanas. EL tener demasiadas hormonas puede llevar a ciertos trastornos o síndromes, incluyendo:

  • Gigantismo en niños y acromegalia en adultos debido a demasiada GH
  • Enfermedad de Cushing por demasiada ACTH
  • Hipertiroidismo por demasiada TSH

Algunos síntomas generales de los adenomas pituitarios incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Problemas con la visión (doble visión, pérdida de visión)
  • Nauseas y vómitos
  • Cambios de comportamiento, incluyendo hostilidad, depresión y ansiedad
  • Cambios en el sentido del olfato
  • Drenaje nasal
  • Disfunción sexual
  • Infertilidad
  • Fatiga (cansancio extremo)
  • Aumento o pérdida de peso sin explicación
  • Dolor de las articulaciones o debilidad de los músculos
  • Menopausia temprana
  • Cambios en los periodos mensuales (mujeres)

¿Cómo de comunes son los adenomas pituitarios?

Los adenomas pituitarios forman del 10 al 15 por ciento de todos los tumores que se desarrollan en el cráneo. Se encuentran en alrededor de 77 de 100,000 personas, aunque se cree que en realidad ocurren en tantos como 20 por ciento de la gente en algún momento de su vida. Sin embargo, muchos de los adenomas pituitarios, especialmente los microadenomas, no causan síntomas serios y nunca se encuentran. Los macroadenomas son alrededor del doble de comunes que los microadenomas. Los adenomas pituitarios pueden ocurrir a cualquier edad, pero son más comunes en la gente de unos 30 o 40años de edad. Rara vez se encuentran en aquellos más jóvenes de 20 años. Las mujeres sufren de adenomas más a menudo que los hombres.

¿Cómo se diagnostican los adenomas pituitarios?

Si tu médico piensa que puedes tener un adenomas pituitario, él o ella hará una revisión completa de tus síntomas y tus antecedentes médicos, y te hará un examen físico. Puede que te hagan pruebas de laboratorio para ver los niveles hormonales en tu sangre. Una prueba de imagen, como una resonancia magnética o un TAC*, puede mostrar un crecimiento en tu pituitaria. Estas pruebas pueden confirmar el diagnóstico de adenoma pituitario. Si estas teniendo problemas de vista, el médico puede también hacer una prueba visual para ver el funcionamiento de tus ojos. A veces, los adenomas pituitarios se encuentran por causalidad cuando se está haciendo una resonancia magnética o un TAC por otras razónes.

*Una resonancia magnética usa un imán grande, ondas electromagnéticas, y una computadora para crear imágenes claras del cuerpo. Un TAC usa computadoras para combinar muchas imágenes de rayos-X en vistas de corte transversal del interior de tu cuerpo.

¿Cómo se tratan los adenomas pituitarios?

Los adenomas pituitarios se suelen tratar mediante cirugía, medicamentos, radiación o una combinación de estos tipos de terapias.

Cirugía – los médicos a menudo pueden extirpar el tumor mediante cirugía endoscópica, llegan a la pituitaria usando unos instrumentos muy pequeños y una cámara metida en un pequeño agujero que se hace a través de la nariz y los senos. Esta estrategia se llama técnica transesfenoidal. En los casos en los que no se puede usar esta estrategia, el médico debe de abrir el cráneo para llegar a la pituitaria y al adenoma.

Manejo mediante medicamentos – con algunos tipos de adenomas pituitarios, el tumor se puede tratar con medicamentos que encogen el tumor y alivian los síntomas.

Radiación – la terapia de radiación usa unos rayos-X de alta energía para matar las células cancerígenas y encoger los tumores. Una forma especial de radioterapia, llamada radiocirugía estereotáctica, que usa altas dosis de radiación dirigidas precisamente al adenoma desde más de una dirección para impedir que el tumor crezca.

En algunos casos, el médico puede escoger usar pruebas anuales para asegurarse de que el adenoma no está creciendo, mientras que vigila al paciente y sus síntomas. Esto puede pasar con los tumores pequeños que no están causando síntomas serios y con la gente que tiene otras condiciones médicas serias.

¿Cuál es el pronóstico para la gente con adenomas pituitarios?

El pronóstico depende del tamaño y tipo de adenoma que tengas. Cuando el tratamiento destruye el tumor, la mayoría de los pacientes que tienen adenomas benignos pueden volver por completo a sus vidas normales. Los adenomas pueden volver a ocurrir, lo que significa que vas a necesitar un tratamiento otra vez. Cerca del 18 por ciento de los pacientes con adenomas no funcionales y el 25 por ciento de aquellos con prolactinomas, el tipo más común de adenoma que produce hormona, necesitarán más tratamientos en algún momento. En algunos casos, los tratamientos para los adenomas resultan en bajos niveles de hormonas, y tendrás que tomar medicamentos con hormonas para reponer las que has perdido.

¿Se pueden prevenir los adenomas pituitarios?

Los adenomas pituitarios no se pueden prevenir.

¿Cuándo debo de llamar a mi médico?

Llama a tu médico si tienes problemas con tu visión, tienes dolores de cabeza que no se van o que vuelven, o si tienes cualquiera de los otros síntomas del adenoma pituitario.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2022

index#s15328

  Last review date: 03/22/2017       Translated: 03/18/2014


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2022