Cleveland Clinic Logo
Mioclonia (tic muscular)

Mioclonia (tic muscular)

La mioclonia es un síntoma de una enfermedad en la que un músculo o grupo de músculos empieza de repente a retorcerse o sacudirse. Algunos ejemplo comunes de la mioclonia son:

  • Hipo
  • Una sacudida o moción de retorcimiento violento cuando uno se sorprende; o
  • El retorcimiento de un brazo o pierna cuando empiezas a quedarte dormido.

Estos tipos de contracciones musculares (tensiones) son normales. Sin embargo, cuando los retorcimientos o sacudidas musculares pasan con frecuencia o afectan a más de una zona del cuerpo, pueden causar problemas con las actividades normales, como andar, hablar, o comer.

Hay dos tipos básicos de mioclonia:

  • Mioclonia positiva es la contracción de músculos.
  • Mioclonia negativa es la relajación repentina e involuntaria (incontrolada) de un músculo o grupo de músculos. Si una persona está caminando o de pie, la pérdida repentina de tono muscular puede causar que se caiga.

La mioclonia puede categorizarse de acuerdo con la parte del cerebro o sistema nervioso central que está involucrada, o de acuerdo con su causa.

¿Qué causa la mioclonia?

No se entiende por completo exactamente porqué ocurre la mioclonia. En general, un episodio mioclónico ocurre cuando un impulso eléctrico anormal se manda a un músculo o grupos de músculos. EL impulso normalmente viene de un lugar del sistema nervioso central, como la corteza cerebral, el bulbo raquídeo, o los nervios. En algunos casos, la causa es el daño a un nervio periférico o nervios (los que están fuera del sistema nervioso central).

Hay muchos trastornos o condiciones subyacentes que están asociadas con la mioclonia, incluyendo:

  • La epilepsia
  • Lesiones de la cabeza o la espina dorsal
  • Tumores cerebrales
  • Fallo renal o hepático
  • Envenenamiento químico o por medicamentos
  • Un largo periodo de tiempo sin oxígeno (hipoxia)
  • Enfermedades de sistema nervioso central
  • Enfermedades genéticas

Los diferentes tipos de mioclonia son:

  1. Mioclonia esencial, que no es causado por una condición médica subyacente. Este tipo de mioclono se queda estable (sin cambios) con el paso del tiempo.
  2. Mioclono opsoclono (Síndrome de los ojos y pies bailarines): una condición neurológica rara cuyos síntomas incluyen espasmos musculares repentinos y breves, movimientos oculares irregulares llamados opsoclono. Puede ocurrir en niños que tienen tumores, o como resultado de una infección viral. Los pacientes también pueden tener problemas con el habla. Otros síntomas incluyen poco tono muscular, irritabilidad, o letargia (sensación de cansancio).
  3. Mioclonia de acción: este tipo puede aparecer cuando la persona se mueve o incluso cuando se intenta mover. La mioclonia de acción es el tipo más debilitante, porque los espasmos musculares pueden afectar a los brazos, las piernas, la cara, y la voz.
  4. Mioclonia sensible a los estímulos: este tipo comienza por un estímulo exterior, como un ruido, luces, o movimientos.

¿Cómo se diagnostica la mioclonia?

El pediatra preguntará acerca del historial médico del niño y su salud en general. Debes de proporcionar información detallada sobre el historial médico de tu familia y sobre cualquier medicamento o toxina (veneno) a las que tu hijo haya sido expuesto. También debes de intentar observar si los movimientos ocurren mientras que el niño está descansando o moviéndose, y si parecen estar causados por la luz, los sonidos, el tacto, u otros factores.

El médico puede pedir que le hagan ciertas pruebas para intentar averiguar qué es lo que está causando la mioclonia. Estas pruebas pueden incluir:

  • Electroencefalograma, o EEG (por sus siglas en inglés) (una grabación de su actividad cerebral);
  • Electromiografía (mide la actividad muscular y los impulsos eléctricos asociados a la mioclonia);
  • Pruebas de imagen, incluyendo resonancias magnéticas (MRI por sus siglas en inglés), tomografías computarizadas (CT por sus siglas en inglés), o escáner PET, para buscar anormalidades, como tumores o lesiones; y,
  • Pruebas sanguíneas para ver si hay condiciones médicas que puedan estar causando los retorcimientos.

¿Cómo se trata la mioclonia?

El tratamiento depende de la causa del trastorno. El objetivo es reducir los síntomas con medicamentos.

  • Medicamentos – los medicamentos anticonvulsivos, los sedativos, o tranquilizantes pueden ayudar a reducir la frecuencia y/o intensidad de los episodios mioclonicos en los niños con epilepsia. A veces se necesita más de un medicamento para controlar la mioclonia. Se suelen recetar medicamentos anticonvulsivos para los pacientes con epilepsia mioclonia juvenil. Clonazepam (Klonopin®), un tranquilizante, es efectivo para algunas formas de mioclonia. Ácido valproico (Depakene®) es el medicamento preferido para los hombres jóvenes con esta condición, mientras que la lamotriguina (Lamictal®) se recomienda para las mujeres jóvenes, porque causa menos efectos secundarios como aumento de peso y enfermedad policística de los ovarios. Otros medicamentos anticonvulsivos eficaces incluyen el levetiracetam (Keppra®), topiramato (Topamax®), y zonisamida (Zonegran®). Los barbitúricos son sedantes que disminuyen la actividad del sistema nervioso central y pueden disminuir los ataques.
  • Cirugía – los tumores que causan la actividad mioclonica en los niños con mioclonia opsoclono pueden tener que extirparse mediante cirugía o tener que tratarse con quimioterapia y radiación. Se pueden recetar los corticoesteroides por vía oral como la prednisona o la hormona adrenocorticotropica (ACTH por sus siglas en inglés).
  • Cambios de comportamiento – la falta de sueño puede aumentar la actividad de los ataques en algunos niños con epilepsia, así que es importante para ellos dormir lo suficiente. Para la gente cuyos ataques los causa la luz (ataques fotosensibles) deben de evitar exponerse a luces parpadeantes. Algunas recomendaciones incluyen sentarse más lejos de los monitores de video y asegurarse de que hay suficiente luz indirecta.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2019

index#s15301


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2019