Cleveland Clinic Logo
Enfermedad Herpética Ocular

Enfermedad Herpética Ocular

¿Qué es la enfermedad herpética ocular?

El herpes simplex (la causa de las “úlceras bucales” o las “ampollas de la fiebre”) y el herpes zoster (la causa de la varicela o “culebrilla”) son dos virus que pueden ocasionalmente afectar a los ojos. Cuando esto ocurre, al enfermedad se llama enfermedad herpética ocular. La mayoría de la gente se ve expuesta a estos virus en su infancia y llevan el virus latente (inactivo) en su cuerpo durante toda su vida. Estos dos virus no son el mismo virus que causa el herpes genital, y la enfermedad herpética ocular no es una enfermedad de transmisión sexual.

El virus que causa la varicela se llama el virus de la varicela zóster. Cuando este virus afecta al ojo, se llama herpes zóster oftálmico.

El otro virus que causa la enfermedad herpética ocular se llama herpes simplex tipo 1. El herpes simplex tipo 1 es el mismo virus que causa los herpes labiales en los labios o la boca (úlceras bucales). En el ojo, normalmente causa una infección de la córnea. Esta infección se llama herpes simplex queratitis.

Aunque ambos problemas son causados por el virus del herpes, son diferentes tipos de infecciones que pueden necesitar diferentes tipos de medicamentos para el tratamiento.

¿Cómo se desarrolla la enfermedad herpética ocular?

Como muchos virus, los virus del herpes simplex 1 y de la varicela zóster están de hecho presentes en la mayoría de los adultos. Los virus de la familia de los herpes suelen vivir alrededor de las fibras nerviosas en los humanos sin causar nunca ningún problema. Ocasionalmente, los virus comienzan a multiplicarse, o se mueven de una zona del cuerpo a otra, y eso es cuando la enfermedad herpética se manifiesta. Esto suele ocurrir cuando el sistema inmune del cuerpo está debilitado por algún otro problema de salud.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad herpética ocular?

Los dos tipos distintos de enfermedad herpética ocular tienen diferentes síntomas. Una cosa que tienen en común, no obstante, es que los dos pueden ser muy dolorosos porque afectan a los nervios directamente.

El problema probablemente será herpes zóster oftálmico si tu médico encuentra alguno o todos estos síntomas:

  • Dolor en o alrededor de uno de los ojos solamente
  • Color rojo, sarpullido, o irritación en los párpados y alrededor de los ojos, especialmente en la frente (a veces el sarpullido sale en la punta de la nariz)
  • Color rojo en el ojo
  • Hinchazón y nubosidad en la córnea

El problema es probablemente herpes simplex queratitis si tu médico ve los siguientes síntomas:

  • Dolor en o alrededor uno sólo de los ojos
  • Color rojo en el ojo
  • Disminución de la visión
  • Una sensación de tener suciedad o "arenilla" en el ojo
  • Lágrimas que se desbordan
  • Dolor cuando miras la luz brillante
  • Hinchazón o nubosidad de la córnea

Muchas otras enfermedades pueden tener estos síntomas, así que es necesario que un médico te haga un examen físico completo del ojo para ver cuál es la causa. Puede que tu médico quiera hacer pruebas especiales si parece que puede ser una enfermedad herpética del ojo. Por ejemplo puede que te tomen la presión dentro del ojo. También hay un tinte especial llamado fluoresceína que puede que el médico te ponga en el ojo. Este tinte brilla bajo la luz ultravioleta y mostrará al médico si el virus está causando problemas en la superficie del ojo.

¿Cómo se trata el herpes zóster oftálmico?

Debido a que el herpes es un virus, los antibióticos como la penicilina no son un tratamiento eficiente. Los únicos medicamentos que funcionan contra las infecciones del herpes son los medicamentos antivirales.

Dependiendo de cómo de serio sea el herpes zóster oftálmico y qué parte del ojo está afectada, tu médico te recomendará unas gotas oculares, píldoras, o ambas cosas. Independientemente de qué medicamento te recomienden, es importante seguir usando el medicamento por la cantidad de tiempo que tu médico te lo recomiende. Aunque el ojo pueda empezar a verse mejor y a sentirse mejor, la infección puede volver si paras de tomar los medicamentos demasiado pronto.

Si la infección está afectando a la córnea, se pueden recomendar otro tipo de gotas llamadas corticoesteroides. Los corticoesteroides te ayudarán a controlar la enfermedad, pero también pueden aumentar la presión en el ojo de algunas personas. Si estás usando corticoesteroides, es importante que te pases por la oficina del médico para que te tomen la presión. En algunos casos, te pueden recetar otro tipo de gota ocular que mantiene la pupila dilatada para prevenir daño al iris (la parte del ojo con color) que puede ser causado por la inflamación.

Desafortunadamente, la enfermedad herpética ocular puede ser muy dolorosa incluso varios días después del tratamiento cuando el ojo empieza a verse mejor. Esto puede ser desalentador, pero no significa que el tratamiento es un fracaso. Los medicamentos están funcionando, y el dolor desaparecerá eventualmente.

¿Cómo se trata el herpes simplex queratitis?

Para tratar el herpes simplex queratitis se recetan el mismo tipo de gotas para los ojos y píldoras. También es igual de importante usar los medicamentos como te lo hayan recomendado, y el ir a todas las citas con tu médico.

¿Hay cura para la enfermedad herpética ocular?

De momento, no hay ninguna “cura” para las infecciones causadas por los virus del herpes, solo hay tratamientos para reprimir la infección y reducir la inflamación. Cuando se trata debidamente, se suele poder evitar la pérdida de visión, pero es importante continuar con las citas de seguimiento con tu médico en los intervalos recomendados. En algunos casos, se pueden recomendar pastillas antivíricas a largo plazo para reducir la posibilidad de tener una repetición de los episodios de infecciones. Estos medicamentos normalmente se toleran bien y tienen muy pocos efectos secundarios. Tan solo tu médico te puede decir si se recomienda medicamentos a largo plazo para tu enfermedad.

Referencias:

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2016

index#s8861


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2016