Cleveland Clinic Logo
Reemplazo Articular

Reemplazo Articular

Una operación quirúrgica es la última opción de tratamiento; está reservado para cuando todas las demás formas de tratamiento – incluyendo terapia física y medicamentos – han fallado en dar los resultados necesarios. Habiendo dicho eso, la cirugía de reemplazo articular es una manera muy efectiva de eliminar el dolor de las articulaciones, así como de corregir una deformidad y restituir la movilidad. La cirugía de reemplazo articular también se hace para tratar la artritis avanzada.

Los candidatos para una cirugía de reemplazo articular a menudo tienen dolor severo en las articulaciones, rigidez, cojeras, debilidad de los músculos, limitaciones de movimientos, e hinchazón. Dependiendo de qué articulación está afectada y la cantidad de daño, las actividades normales como caminar, ponerse los calcetines y zapatos, entrar y salir de los autos, y subir escaleras pueden ser difíciles.

Las causas más comunes de disfunción de las articulaciones son la osteoartritis y la artritis reumatoide. Mientras que nadie está seguro de lo que causa la artritis, hay un número de factores que puede contribuir al deterioro de la articulación y llevar a la artritis. Algunos de estos factores incluyen:

  • Herencia
  • Anormalidades en el desarrollo de la formación de la articulación
  • Predisposición genética a un metabolismo cartilaginoso anormal
  • Lesiones menores repetidas
  • Trauma severo al cartílago de la articulación (el tejido que hace de almohadilla al final de los huesos)

Mientras que tener sobrepeso no causa necesariamente artritis, sí que contribuye a una progresión más temprana y más rápida de los problemas de las articulaciones.

La cirugía de reemplazo articular está diseñada para reemplazar el cartílago dañado y cualquier pérdida asociada de la estructura del hueso. El procedimiento en sí mismo es una reconstrucción de la articulación dañada, y cuenta con los músculos y los ligamentos del paciente para que den el soporte y la función. La prótesis (articulación de reemplazo) está hecha de titanio, cobalto cromado, acero inoxidable, material de cerámica, y polietileno (plástico). Se puede fijar al hueso con cemento acrílico o se puede hacer un ajuste forzado, lo que permite que el hueso crezca dentro del implante. Una vez que el reemplazo articular está en su lugar, su movilidad y funcionamiento vuelven por medio de terapia física. Las tres cirugías de reemplazo articular más comunes son de cadera, de rodilla, y de hombro.

Reemplazo articular de cadera

En los Estados Unidos se hacen aproximadamente unas 240,000 operaciones de reemplazo articular de la cadera cada año. El reemplazo total de la cadera es un procedimiento quirúrgico para reemplazar el hueco de la cadera (acetábulo) y la "pelota" o cabeza del hueso del muslo (fémur). El cirujano limpia el hueco y la cabeza donde se ha perdido el cartílago y el hueso. Luego se implantan una cabeza y hueco artificiales en el hueso sano.

La mayoría de los candidatos para un reemplazo total de cadera tienen cambios avanzados en la articulación de la cadera causados por la artritis. Se recomienda un reemplazo de cadera si el dolor de la articulación se ha hecho insoportable y cuando la pérdida de funcionamiento impide a la persona el poder hacer las actividades de su vida diaria.

Reemplazo articular de rodilla

La cirugía de reemplazo de rodilla se hace para tratar la artritis avanzada y en su fase terminal. Cuando la artritis en la articulación o articulaciones de la rodilla ha progresado hasta el punto donde el manejo médico ya no es efectivo, o la deformidad se ha convertido en algo muy severo y debilitante, puede que te recomienden una cirugía de reemplazo de rodilla.

La cirugía de la articulación de la rodilla es el resultado del daño a la capa o superficie deslizante llamada el cartílago articular. Dependiendo de la cantidad de daño, las actividades normales como caminar y subir o bajar escaleras pueden resultar difíciles. El daño al cartílago de la articulación de la rodilla o el hueso debajo del mismo puede resultar en deformidad. Las deformidades como ser patizambo y los sonidos inusuales de las rodillas (crepitus o crepitación) pueden hacerse más obvias a medida que empeora la degeneración. La cirugía de reemplazo de rodilla está diseñada para reemplazar el cartílago dañado o superficie deslizante además de cualquier pérdida asociada con la estructura del hueso o ligamento de soporte. Los materiales que se usan para un reemplazo de la rodilla son similares a los ya mencionados para el reemplazo de cadera.

Reemplazo de hombro

El reemplazo total de la articulación del hombro la suelen necesitar aquellas personas con formas severas de osteoartritis o artritis reumatoide, pero rara vez, es para aquellos que han tenido un trauma severo debido a una fractura de hombro.

El hombro es una articulación de hueco y cabeza. La primera indicación de que hace falta un reemplazo total de hombro es que el dolor no se alivia ni con terapia ni con cualquier otro tratamiento. El dolor puede ser causado por anormalidades y cambios en la superficie de la articulación como resultado de la artritis o de las fracturas. El primer objetivo de una cirugía de reemplazo total de hombro es aliviar el dolor, y los objetivos secundarios son mejorar la movilidad, la fuerza, y la función.

Manejo post-operatorio

Reemplazo de cadera

La mayoría de los pacientes pueden ponerse de pie al lado de su cama el primer día después de la operación quirúrgica, y pueden comenzar a ejercitarse. Al segundo día después de la operación, la mayoría de los pacientes comienzan a caminar con la ayuda de un andador o de muletas y pueden dejar el 50 al 75 por ciento de su peso en la pierna afectada. A la mayoría de los pacientes más jóvenes se les deja irse a casa el cuarto o quinto día después de la operación. A las personas más mayores y los pacientes que tienen otros problemas de salud importantes se les envía a un centro de rehabilitación durante 7 a 10 días más, para que puedan tener más terapia.

Todos los pacientes usan las muletas o el andador durante al menos 4 semanas después de la operación. Entonces se les autoriza a poner todo el peso en la extremidad mientras usan un bastón para equilibrarse. El bastón también previene que los músculos se cansen. Generalmente, después de 6 a 12 semanas de la operación, la persona puede parar de usar el bastón o andador (bajo estricta recomendación de su médico o terapeuta) y la cadera puede soportar su peso por completo. Los pacientes que tienen los músculos más débiles pueden necesitar usar el bastón o el andador durante un periodo más largo.

Una vez que has participado en la los pasos recomendados para tu terapia después de el reemplazo total de cadera, puedes hacer casi todas las actividades. Los pacientes pueden andar, montar en bicicleta, esquiar, jugar al golf y hacer otras actividades similares. Se deben evitar o deben de practicarse sólo ocasionalmente las actividades que requieren impactos repetitivos sobre la articulación (como el tenis o ráquetbol).

Con las mejoras actuales en los materiales, los diseños de las prótesis, y las técnicas quirúrgicas, más del 95 por ciento de los reemplazos articulares totales actuales deben de durar de 15 a 20 años o más. Las visitas de seguimiento rutinarias después de la recuperación de la operación deben de incluir rayos-X después del primer, tercer, quinto y séptimo años. Después de eso, se deben de tomar rayos-X cada 2 años para asegurarse de que no está habiendo desgaste en la articulación reemplazada.

Reemplazo de rodilla

La mayoría de los pacientes que han tenido una cirugía de reemplazo total de rodilla tienen una mejora dramática a los 3 meses de la operación. El dolor causado por la rodilla dañada se alivia cuando se construye una nueva superficie deslizante. Los pacientes que tienen cirugías de reemplazo de rodilla suelen estar de pie y moviendo la articulación el día después de la operación. Después de 6 semanas, la mayoría de los pacientes están caminando cómodamente con un soporte mínimo, no obstante, toma de 6 meses a 1 año antes de conseguir los beneficios óptimos. Después de recuperar la fuerza en los músculos, los pacientes que han tenido una cirugía de reemplazo de la rodilla pueden disfrutar de la mayoría de las actividades (excepto correr y saltar).

Cuando se empezaron a hacer los primeros procedimientos de reemplazo de rodilla a comienzos de los años 1970, se pensaba que el implante total de rodilla iba a durar de media aproximadamente 10 años. Ahora se sabe que aproximadamente el 85 por ciento de los implantes de rodilla durarán 20 años. Las mejoras en las técnicas quirúrgicas, en los diseños de las prótesis, en las superficies de soporte y los métodos de fijación pueden permitir que estos implantes duren incluso más tiempo.

Reemplazo del hombro

El tener un resultado exitoso con tu reemplazo total de hombro depende mucho en que hagas meticulosamente los ejercicios que te han recomendado y recetado. Mediante este programa de ejercicios estructurado, se estirarán tus músculos de manera progresiva y metódica y también se fortalecerán con el paso de un año. El efecto deseado es la función óptima del reemplazo de hombro.

En ciertas situaciones, se puede necesitar hacer terapia física formal prologadamente después de que te den el alta del hospital. Esta terapia se puede hacer durante la terapia de paciente externo en casa. No obstante, la mayoría de los pacientes no necesitan ningún tipo de terapia formal de paciente externo.

Tu rehabilitación será continua y progresiva. Puede tomarte de 6 meses a 1 año el conseguir los beneficios óptimos. Es importante que te des cuenta que el progreso es a veces lento y no siempre constante. Debes de continuar haciendo tu programa de terapia sin desanimarte. El médico vigilará tu progreso durante las visitas a intervalos de seis semanas durante los primeros cuatro a cinco meses, y luego menos frecuentemente durante un año.

Para obtener más información acerca del reemplazo articular (o de articulaciones) contacta con las siguientes organizaciones:

The National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases
National Institutes of Health
Building 31, Room 4CO2
31 Center Dr. -- MSC 2350
Bethesda, MD 20892-2350
Telephone: (301) 496.8190
www.niams.nih.gov

American Academy of Orthopaedic Surgeons
6300 North River Road Rosemont
Illinois 60018-4262
Telephone: (847) 823.7186
www.aaos.org

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2014

index#s8856


The Cleveland Clinic
Center for Consumer Health Information
216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
healthl@ccf.org
©The Cleveland Clinic 2014