Cleveland Clinic Logo
Naúsea y Vómitos

Naúsea y Vómitos

Las nauseas y los vómitos no son enfermedades, sino más bien síntomas de muchas enfermedades diferentes, como infecciones ("gripe de estómago"), intoxicación alimenticia, mareos, comer demasiado, bloqueo del intestino, enfermedad, conmoción cerebral o lesión del cerebro, apendicitis y migrañas. Las nauseas y los vómitos a veces pueden ser síntomas de enfermedades más serias como ataques al corazón, enfermedades de los riñones o el hígado, problemas del sistema nervioso central, tumores cerebrales y algunas formas de cáncer.

¿Cuál es la diferencia entre las nauseas y los vómitos?

La nausea es el desasosiego del estómago que a menudo acompaña a las ganas de vomitar, pero no siempre lleva a vomitar. Vomitar es el vaciado forzoso ("devolver") voluntario o involuntario de los contenidos del estómago a través de la boca. Algunos desencadenantes que pueden resultar en vomitar pueden venir del estómago y los intestinos (infecciones, lesiones, e irritación por los alimentos), el oído interno (mareos), y el cerebro (lesiones de la cabeza, infecciones del cerebro, tumores y dolores de cabeza por migrañas).

¿Quién tiene más probabilidades de experimentar nauseas y vómitos?

Las nauseas y los vómitos puede ocurrir tanto en niños como en adultos. La gente que está teniendo tratamientos para el cáncer, como la terapia de radiación o quimioterapia, tienen un mayor riesgo de tener nauseas y vómitos. Las mujeres embarazadas durante su primer trimestre también pueden experimentar nauseas y vómitos, a los que normalmente se les denomina nauseas matutinas o nauseas del embarazo. Se estima que del 50 al 90 por ciento de las mujeres embarazadas tendrán nauseas, mientras que el 25 al 55 por ciento vomitarán.

¿Qué causa las nauseas o los vómitos?

Las causas de las nauseas y los vómitos son bastante parecidas. Hay muchas cosas que pueden causar nauseas. Algunas cosas comunes son el mareo en el mar y otros mareos debidos al movimiento, los primeros meses del embarazo, dolores intensos, exposición a toxinas químicas, estrés emocional (miedo), la enfermedad de la vesícula biliar, intoxicación por alimentos, indigestión, varios virus y ciertos olores y aromas.

Las causas de los vómitos son diferentes dependiendo de la edad. Para los adultos, el vomitar es normalmente el resultado de una infección viral y de la intoxicación por alimentos, y ocasionalmente es el resultado del mareo por movimiento y de las enfermedades en las que la persona tiene una fiebre alta. Para los niños, es común que vomiten debido a una infección viral, una intoxicación por alimentos, por mareos debidos al movimiento, por comer demasiado, por toser y por tener enfermedades en las que tienen una fiebre alta. Aunque es raro, el bloqueo de los intestinos puede causar vómitos, más típicamente durante la infancia.

Normalmente vomitar es inofensivo, pero puede ser una señal de una enfermedad más seria. Algunos ejemplos de enfermedades serias que pueden causar nauseas o vómitos incluyen las concusiones, encefalitis, meningitis, obstrucción intestinal, apendicitis, migrañas, y tumores cerebrales.

Otra preocupación con los vómitos es la deshidratación. Los adultos tienen menos probabilidades de deshidratarse porque normalmente pueden detectar los síntomas de la deshidratación (como el aumento de sed o los labios o la boca secos). Los niños tienen mayores riesgos de deshidratarse, especialmente si los vómitos van acompañados de diarrea, porque los niños pequeños a menudo son incapaces de decirle a un adulto cuales son los síntomas de la deshidratación. Los adultos que cuidan a los niños enfermos necesitan ser conscientes de estos signos de deshidratación que son visibles: labios y boca seca, ojos hundidos, la respiración y el pulso más rápidos; o en bebés, menos orina, y la fontanela hundida (el punto blando en la parte de encima de la cabeza del bebé).

¿Cuando se debe de consultar a un médico?

El momento en que se tiene la nausea o los vómitos pueden ser indicadores de la causa de los mismos. Cuando aparecen un poco después de haber comido, las nauseas y los vómitos pueden indicar una enfermedad mental o una úlcera péptica. Cuando se tienen nauseas o vómitos de una a ocho horas después de una comida puede ser indicio de intoxicación por alimentos. Las enfermedades transmitidas a través de los alimentos, como la salmonella, pueden tardar más en producir síntomas por el periodo de incubación.

Una persona que tiene nauseas debe de consultar con su médico si dura más de una semana, y si hay posibilidad de estar embarazada. Los vómitos suelen disminuir entre 6 a 24 horas, y se pueden tratar en casa.

Debes de ir a ver s tu médico si el tratamiento en casa no funciona, o hay deshidratación o una lesión conocida (como una lesión en la cabeza o infección) es la que está causando los vómitos.

Lleva a tu bebé o a tu hijo de menos de seis años al médico si:

  • los vómitos duran más de unas cuantas horas;
  • si también tiene diarrea a la vez;
  • si tiene signos de deshidratación’
  • si tiene una fiebre de más de 100 grados Fahrenheit; o
  • el niño no ha orinado durante seis horas.

Lleva a tu hijo de más de seis años al médico si:

  • lleva vomitando durante más de un día;
  • tiene diarrea combinada con los vómitos que le ha durado más de 24 horas;
  • hay signos de deshidratación;
  • tiene una fiebre de más de 102 grados Fahrenheit; o
  • el niño no ha orinado durante las últimas seis horas.

Los adultos deben de consultar a un médico si vomitan durante más de un día, si la diarrea y los vómitos duran más de 24 horas y si hay signos de deshidratación moderada.

Debes de ir a ver a tu médico inmediatamente si tienes los siguientes signos o síntomas:

  • hay sangre en el vómito (con apariencia a "café molido")
  • dolor de cabeza severo o el cuello tieso
  • estás aletargado
  • estás confuso
  • disminución en tu estado de alerta
  • dolor abdominal severo
  • vómitos y fiebre de más de 101 grados Farenheit
  • tienes tanto vómitos como diarrea
  • el pulso o la respiración rápida

¿Qué se puede hacer para controlar o aliviar las nauseas y los vómitos?

Hay varias maneras de controlar o aliviar las nauseas; sin embargo, si estas técnicas no parece que calmen las nauseas, consulta con tu médico.

Cuando intentas controlar las nauseas:

  • Bebe bebidas claras o heladas.
  • Come alimentos ligeros, suaves (como las galletitas saladas y panes sencillos).
  • Evita los alimentos fritos, grasos, o dulces.
  • Come despacio y haz comidas más pequeñas y más frecuentes.
  • No mezcles alimentos fríos con alimentos calientes
  • Bebe tus bebidas despacio
  • Evita hacer ejercicio después de comer
  • Evita lavarte los dientes después de comer
  • Escoge los alimentos de todos los grupos alimenticios según los puedas tolerar para tener la suficiente nutrición.

Los tratamientos para los vómitos (a pesar de la edad o la causa) incluyen:

  • beber gradualmente cantidades más grandes de líquidos claros;
  • evitar los alimentos sólidos hasta que los episodios de vomitar hayan pasado;
  • descansar y
  • parar de tomar de manera temporal todos los medicamentos por vía oral, que puedan irritar tu estómago y hacer que los vómitos empeoren.

Si los vómitos y la diarrea duran más de 24 horas, se debe de usar una solución rehidratante para prevenir y tratar la deshidratación.

Los vómitos asociados con las operaciones quirúrgicas, la terapia de radiación, los medicamentos para tratar el cáncer, el alcohol, y la morfina pueden ser tratados a menudo con otro tipo de medicamentos o terapias. También hay medicamentos con o sin receta médica que se pueden usar para controlar los vómitos asociados con el embarazo, los mareos por movimiento, y el vértigo. Sin embargo, debes de consultar con tu médico antes de usar estos tratamientos.

¿Hay complicaciones para las nauseas y los vómitos prolongados?

Vomitar constantemente combinado con diarrea puede causar deshidratación. Puede que sea necesario usar un tratamiento más agresivo para niños pequeños o cualquiera que tenga deshidratación severa.

¿Cómo se pueden prevenir las nauseas?

Las nauseas se pueden prevenir:

  • comiendo comidas pequeñas durante el día en vez de tres comidas grandes;
  • comiendo despacio;
  • evitando los alimentos difíciles de digerir; y
  • consumiendo alimentos que están fríos o a temperatura ambiente para evitar las nauseas que causa el olor de alimentos calientes o templados.

Descansar después de comer y mantener tu cabeza elevada a 12 pulgadas por encima de tus pies ayuda a reducir las nauseas.

Si tienes nauseas cuando te despiertas a la mañana, come algunas galletitas antes de salir de la cama o come tentempiés con mucha proteína (carnes magras o quesos) antes de irte a la cama. Bebe líquidos entre las comidas (en vez de durante las comidas), y bebe por lo menos de seis a ocho vasos de agua de 8 onzas al día para prevenir la deshidratación. Intenta comer cuando te sientas con menos nauseas.

Una vez que tienes nauseas, ¿cómo puedes prevenir los vómitos?

Los vómitos pueden prevenirse si se consumen pequeñas cantidades de líquidos claros, dulces como refrescos, jugos de frutas (excepto el de naranja y el de pomelo porque son demasiado ácidos) y paletas heladas. Las bebidas que contienen azúcar calman el estómago mejor que otros líquidos. Descansa o sentado o tumbado apoyado en algo. La actividad puede empeorar las nauseas y puede llevar a vomitar.

Para los niños, controla las toses persistentes y la fiebre con medicamentos que no necesitan receta médica. Para tratar el mareo por movimiento del carro, haz que el niño se siente mirando el parabrisas de delante (mirar el movimiento rápido desde las ventanas laterales puede empeorar las nauseas).

Limita los tentempiés, y no les des dulces con los refrescos normales. No dejes que tus hijos jueguen y coman a la vez. Anímales a tomar un descanso durante la hora del tentempié.

Referencias:

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2016

index#s8106


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2016