Cleveland Clinic Logo
Fumar y Tu Salud

Fumar y Tu Salud

La mayoría de las personas asocian el fumar cigarrillos y el uso del tabaco con problemas de respiración y cáncer de pulmón. Pero fumar es también una causa importante de las enfermedades cardiovasculares (vasos sanguíneos y del corazón).

Fumar: la causa n° 1 de enfermedades que se pueden evitar y de la muerte evitable

Fumar y el uso del tabaco son factores de riesgo importantes para una gran variedad de trastornos crónicos. Según la Asociación Americana del Corazón el fumar cigarrillos es la causa que se puede evitar más importante de muerte prematura en los Estados Unidos, ya que cuenta con 400,000 muertes anuales.

Cerca de 8.6 millones de personas en EE.UU. tienen por lo menos una enfermedad seria causada por fumar.

Los fumadores mueren considerablemente antes que los no fumadores: 13.2 años para los hombres y 14.5 años para las mujeres.

¿Cuál es la conexión entre el fumar y las enfermedades cardiovasculares?

Fumar es una de las causas principales de arterioesclerosis – una acumulación de sustancias grasas en las arterias. La arterioesclerosis ocurre cuando el recubrimiento normal de las arterias se deteriora, las paredes de las arterias se espesan y unos depósitos de grasa y placa bloquean el flujo normal de sangre a través de las arterias.

En la enfermedad de las arterias coronarias, las arterias que suplen de sangre al corazón se vuelven severamente estrechas disminuyendo el abastecimiento de sangre rica en oxígeno al corazón, especialmente durante momentos de actividad elevada. Este esfuerzo adicional del corazón puede dar como resultado dolores en el pecho (angina pectoral) y otros síntomas. La enfermedad coronaria puede llevar a un ataque al corazón.

En la enfermedad arterial periférica, la arterioesclerosis afecta a las arterias que llevan sangre a los brazos y a las piernas. Como resultado, el paciente experimenta calambres muy dolorosos de los músculos de las piernas cuando camina (una enfermedad llamada claudicación intermitente). La enfermedad arterial periférica también aumenta el riesgo de apoplejía o infarto cerebral.

¿Cuál es la conexión entre fumar y un ataque al corazón?

El riesgo de una persona de tener un ataque al corazón aumenta con el número de cigarrillos que él o ella fuman. No hay una cantidad segura que se pueda fumar. Cuanto más tiempo fumen, los fumadores continúan incrementando su riesgo de tener un ataque al corazón. La gente que fuma un paquete de cigarrillos al día tiene más del doble de riesgo de tener un ataque al corazón que la gente que no es fumadora.

¿Cuál es la conexión entre fumar y los anticonceptivos orales?

Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de tener los efectos secundarios cardiovasculares serios por tomar los anticonceptivos orales. EL riesgo aumenta con la edad y con fumar mucho (15 o más cigarrillos al día) y es muy marcado en las mujeres de más de 35 años de edad. Además, aumenta el riesgo de tener una enfermedad coronaria o una enfermedad arterial periférica, un ataque al corazón, y un derrame o infarto cerebral.

¿Qué otras enfermedades están conectadas con el fumar?

Los cigarrillos tienen varios venenos, incluyendo la nicotina que es muy adictiva, monóxido de carbono, "alquitranes", y cianuro hidrogenado. Hay otros 7,000 elementos químicos de toxicidad variada, incluyendo 69 cancerígenos conocidos. (U.S Department of Health and Human Services. How Tobacco Smoke Causes Disease: The Biology and Behavioral Basis for Smoking-Attributable Disease: A Report of the Surgeon General, 2010.)

Fumar causa:
  • Disminución de oxígeno al corazón y a otros tejidos del cuerpo
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio
  • Disminución del colesterol HDL (bueno)
  • Aumento de la presión sanguínea y el ritmo cardíaco
  • Aumento del riesgo de desarrollar enfermedad arterial coronaria y ataques al corazón
  • Aumento del riesgo de desarrollar enfermedad arterial periférica y derrame/infarto cerebral
  • Aumento del riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, cáncer de garganta, asma crónica, bronquitis crónica, y enfisema
  • Aumento del riesgo de desarrollar diabetes
  • Aumento del riesgo de desarrollar una variedad de enfermedades, incluyendo enfermedad de las encías y úlceras
  • Aumento de la tendencia a tener coágulos de sangre
  • Aumento del riesgo de tener enfermedades arteriales coronarias recurrentes después de una operación quirúrgica de bypass
  • Daño a las células que revisten las arterias coronarias y otros vasos sanguíneos
  • Aumento de impotencia
  • Aumento del riesgo de problemas de fertilidad
  • Aumento de arrugas
  • Aumento del riesgo de enfermarse (especialmente entre los niños: las infecciones respiratorias son más comunes entre los niños que están expuestos al humo de segunda mano)

¿Cómo afectan el fumar a los demás?

El humo del cigarrillo no solo afecta a los fumadores. Cuando fumas, la gente que está alrededor de ti también corre el riesgo de desarrollar problemas de salud, especialmente los niños. El humo del tabaco ambiental (también llamado humo pasivo o humo de segunda mano) afecta a las personas que están frecuentemente rodeados de fumadores. El humo de segunda mano puede causar enfermedades respiratorias crónicas, cáncer, y enfermedades cardiovasculares. La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) calcula que cada año, aproximadamente 46,000 personas mueren debido a enfermedades cardiovasculares y de la sangre causadas por el humo de otras de segunda mano.

El humo de segunda mano contiene más de 250 químicos que se sabe son tóxicos o causan cáncer.

Los niños que están expuestos al humo de segunda mano están inhalando muchas de las mismas sustancias que causan cáncer y venenos que los fumadores.

Los beneficios de dejar de fumar

Ahora que sabes cómo de dañino puede ser el fumar para tu salud y para la salud de aquellos que te rodean, aquí te mostramos cómo el dejar de fumar puede serte de ayuda.

Al dejar de fumar:
  • Prolongas tu vida. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), los fumadores que dejan de fumar entre las edades de 35-39 años de edad añaden una media de 6-9 años a sus vidas. Los fumadores que dejan de fumar entre las edades de 65-69 años aumentan su esperanza de vida de 1-4 años.
  • Reduces tu riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Parar de fumar reduce el riesgo de tener repetidos ataques al corazón y de muerte por enfermedad cardiaca en un 50 por ciento o más.
  • Reduces tu riesgo de tener la presión arterial alta, de enfermedad arterial periférica, y de infarto o derrame cerebral.
  • Reduces tu riesgo de desarrollar una variedad de enfermedades, incluyendo diabetes, cáncer de pulmón, cáncer de garganta, enfisema, bronquitis crónica, asma crónica, úlceras, enfermedad de las encías, y muchas otras enfermedades.
  • Te sentirás más sano. Después de parar de fumar, no toserás tanto ni tendrás tantos dolores de garganta, y tu energía y resistencia aumentarán.
  • Te verás mejor y te sentirás mejor. Dejar de fumar puede ayudarte a prevenir las arrugas de la cara, te desharás de las manchas en los dientes, mejorará tu piel, e incluso te desharás de ese olor rancio en tu ropa y en tu pelo.
  • Mejorarás tu sentido del gusto y del olfato.
  • Ahorrarás dinero: un paquete al día en Ohio cuesta más de $2,000 al año.

¿Cómo puedo parar de fumar?

No hay una manera de dejar de fumar que funcione para todo el mundo de la misma manera. Para dejar de fumar tienes que estar preparado tanto emocionalmente como mentalmente. También debes de querer dejar de fumar por tu propio bien, y no para hacer felices a tus amigos o familia. Dejar de fumar tiene dos componentes: manejar la adicción a la nicotina y el síndrome de abstinencia y cambiar tu comportamiento y hábitos. Planea con antelación.

Antes de dejar de fumar:

(Ve marcando esta lista de objetivos punto por punto a medida que los consigas)

  • Haz un pacto personal contigo mismo para dejar de fumar y descubre las razones por las que quieres dejarlo.
  • Anota en una tarjeta las tres razones más importantes por las cuales quieres dejar de fumar.
  • Lleva esa tarjeta contigo (o en tu cajetilla de cigarrillos) de ahora en adelante. Léela varias veces al día.
  • ¡Elige el día en el que vas a dejar de fumar por completo! (Mi día es el __/__/__).
  • Asegúrate de decirles a tus amigos y familiares que estás dejando de fumar, especialmente a aquellos que fuman.
  • Reduce el consumo con el método de disminución que te han dado. Si fumas más de un paquete diario, prueba a llegar a fumar menos de un paquete diario.
  • Identifica los obstáculos o razones que provocan que fumes.
  • Antes de dejarlo, reduce o elimina el fumar por completo en dos o tres de las situaciones que son de alto riesgo de fumar para ti.
  • Entiende que puede que pases por el síndrome de abstinencia, aprende lo que es y estate preparado para ellos.
  • Pasa un poco de tiempo cada día visualizándote en situaciones estresantes que puedan ocurrir en el futuro en las que tú no estás fumando.
  • Deshazte de TODOS los cigarrillos y guarda todos los objetos relacionados con el fumar como los ceniceros. Pídeles a las personas con las que vives que no fumen delante de ti durante dos semanas.
  • Para tener más apoyo considera uno de los siguientes consejos: que otra persona deje de fumar contigo; unirte a un programa para dejar de fumar en el internet; lee un libro sobre cómo dejar de fumar; llama a la línea de dejarlo (1.800.QUITNOW)
Opcional pero se recomienda:
  • Cambia de tipo de cigarrillos a una marca que te guste menos
  • Deshecha tu mechero, usa cerillas.
  • Lleva tus cigarrillos en un sitio diferente
Cuando dejes de fumar:
  • ¡Deshazte de TODOS los cigarrillos!
  • Guarda todos los objetos relacionados con el fumar, como por ejemplo los ceniceros. Si vives con un fumador, pídele a esa persona que no fume cuando estas tú presente durante dos semanas.
  • ¡Prepárate para los días duros que vienen después del día que dejas de fumar (¡días 2-5)!
  • Cuando tengas antojos/ansiedad – recuérdate a ti mismo las causas por las que estas dejándolo (lee tu tarjeta) y que ¡los antojos durarán tan sólo unos segundos a minutos!
  • Cuando tengas ansia y síntomas de abstinencia – recuérdate que cualquier incomodidad por la que estés pasando ahora, es tan sólo una pequeña fracción de las posibles incomodidades asociadas con seguir fumando (ej. Una enfermedad dolorosa, operación quirúrgica, quimioterapia).
  • Pasa tanto tiempo como puedas con gente que no fuma.
  • Mantente ocupado, especialmente en las tardes/noches y los fines de semana.
  • Evita las situaciones de "alto riesgo" (fiestas con mucha gente, bares, etc.) y pasa mucho tiempo en lugares donde está prohibido fumar o donde lo desaconsejan (cines, bibliotecas).
  • Usa alternativas aprobadas (ej., agua helada, alimentos bajos en calorías y altos en fibra, chicle sin azúcar, enjuague bucal, y lavarte los dientes). No sustituyas alimentos y productos con mucha azúcar en vez de los cigarrillos.
  • Bebe muchos líquidos (evita el exceso de cafeína en los refrescos, café o té)
  • Empieza (o aumenta) un programa de ejercicio habitual
  • Practica respirar hondo u otras técnicas de relajación. Inspira por la nariz y expira por la boca lentamente y varias veces.
  • Toma tus medicamentos como te los ha recetado tu médico
  • Recuérdate a ti mismo que puedes liberarte de esta hábito malsano, caro, y sucio y conviértete en una persona no fumadora.

¿Cómo me sentiré cuando deje de fumar?

Puede que se te antoje fumarte un cigarrillo, estés irritable, sientas mucha hambre, tosas a menudo, tengas dolores de cabeza, tengas dificultades para concentrarte, o tengas estreñimiento. Estos síndromes de abstinencia ocurren porque tu cuerpo está acostumbrado a la nicotina, el agente activo adictivo que contienen los cigarrillos.

Cuando tengas los síntomas de abstinencia durante las dos primeras semanas cuando dejes de fumar, mantente en control. Piensa en las razones que tienes para dejar de fumar. Recuerda que estas son las señales de que tu cuerpo se está curando y acostumbrándose a estar sin los cigarrillos.

Los síntomas de abstinencia son solo temporales. Son más fuertes al principio, nada más parar de fumar, pero se irán en 10 a 14 días. Recuerda que los síntomas de abstinencia son más fáciles de tratar que la mayoría de las enfermedades que causa el fumar.

Puede que todavía tengas ganas de fumar. Hay muchas asociaciones muy fuertes con el hecho de fumar, como por ejemplo fumar en situaciones determinadas, o cuando sientes una variedad de emociones, o cuando estás con ciertas personas. La mejor manera de sobreponerte a estas asociaciones es experimentarlas sin fumar.

Si vuelves a fumar (llamado una recaída), no pierdas la esperanza. El setenta y cinco por ciento de aquellas personas que dejan de fumar tienen recaídas. La mayoría de los fumadores deja de fumar tres veces antes de tener éxito. Si tienes una recaída, ¡no te des por vencido! Repasa las razones por las que quisiste convertirte en una persona no fumadora. Planea con tiempo y piensa en la manera en la que lo vas a intentar la próxima vez que tengas el impulso de fumar.

¿Que pasa cuando dejas de fumar?

Después de 20 minutos
  • Paras de contaminar el aire
  • Tu presión sanguínea y pulso disminuyen
  • La temperatura de tus manos y tus pies disminuye
Después de 8 horas
  • El nivel de monóxido de carbono en tu sangre ha vuelto al nivel normal
  • Los niveles de oxígeno en tu sangre han aumentado
Después de 24 horas
  • Tu riesgo de tener un ataque al corazón ha disminuido
Después de 48 horas
  • Las terminaciones nerviosas se ajustan a la ausencia de nicotina
  • Tu habilidad para saborear y oler comienza a volver
Después de 2 semanas a 3 meses
  • Mejora tu circulación
  • Mejora tu tolerancia al ejercicio
Después de 1-9 meses
  • Disminuyen la tos, la congestión de los senos nasales, la fatiga, y la falta de aliento
  • Tu nivel de energía en general aumenta
Después de 1 año
  • Tu riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca disminuye a la mitad del riesgo que tiene una persona que fuma
Después de 5-15 años
  • Tu riesgo de tener un derrame cerebral se ha reducido al mismo nivel que para aquellas personas que nunca han fumado
Después de 10 años
  • Tu riesgo de morir a causa de cáncer de pulmón disminuye casi al mismo nivel que aquellas personas que NO han fumado nunca a lo largo de su vida.
  • También disminuyen las incidencias de otros tipos de cáncer – de la boca, de la laringe, del esófago, de la vejiga, del riñón y del páncreas.
Después de 15 años
  • Tu riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca disminuye al mismo nivel que el de la gente que nunca ha fumado

Recursos: dónde conseguir ayuda

Necesitas tomar la decisión de darte el mejor regalo que un fumador puede hacerse a sí mismo – el regalo de la vida, la salud y la auto estima – haciéndote no fumador.

El Centro de Tratamiento del Tabaco de la Cleveland Clinic (The Cleveland Clinic Tobacco Treatment Center) se basa en los últimos conocimientos científicos. Nosotros podemos ayudarte a comprender todas las opciones de tratamiento disponibles y podemos crear un plan a tu medida para ayudarte a dejar de fumar exitosamente.

¿Cómo funciona
  1. Comenzarás por conocer a un especialista en dejar de fumar que está certificado. Aprenderás lo mucho que dependes de la nicotina, cómo de listo estás para dejarlo, y cuál es tu método preferido par aprender cosas.
  2. Tu especialista desarrollará un plan de tratamiento personalizado para ti. Este plan puede incluir medicamentos para tratar el tabaquismo como por ejemplo la vareniclina (Chantix®), el bupropion (Zyban®) y la terapia de sustitución de la nicotina (por sus siglas en inglés NRT) como por ejemplo el chicle de nicotina o el parche. También estarán disponibles terapia conductual como materiales de lectura apropiados, programas en internet, y terapia de grupo o individual.
  3. El especialista en tratamientos para dejar de fumar mantendrá el contacto contigo para seguir tu progreso, e interesarse en cómo de bien te está funcionando el tratamiento – y celebrar tu éxito.

Coste del programa

El coste del programa variará dependiendo del plan personalizado de tratamientos que hayan desarrollado para cada participante y de su capacidad de pagarlo.

Para meas información o para hacer una cita, llama al 216.444.8111. Puedes hacer una cita en los centros familiares de salud de Main Campus, Lyndhurst, Avon, Independence, Strongsville, Twinsburg, y Willoughby.

Ohio Quitline – Línea telefónica para dejar de fumar: 1.800.QUIT-NOW (1.800.784-8669)

También puedes contactar con tu división local de la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), o la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

Hay numerosos recursos gubernamentales en internet para ayudarte a dejar de fumar, incluyendo en Centro para el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control), el Instituto Nacional del Cáncer (Nacional Cancer Institute), Centro de Referencia Nacional para la Información sobre Alcohol y Fármacos (National Clearinghouse for Alcohol and Drug Information), la Organización Mundial de la Salud – Iniciativa para un mundo sin tabaco (World Health Organization Tobacco-Free Initiative), y muchas más.

Referencias:

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2019

Index#s4585


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2019