Cleveland Clinic Logo
¿Qué es Ascitis?

¿Qué es Ascitis?

¿Qué es ascitis?

La ascitis es la acumulación de una cantidad anormal de líquido dentro del abdomen (vientre). Estos es un problema común en los pacientes con cirrosis (cicatrización) del hígado. Aproximadamente un 80% de los pacientes con cirrosis del hígado desarrollan ascitis.

¿Cuáles son los síntomas de la ascitis?

La mayoría de la gente que desarrolla ascitis desarrolla un gran vientre y experimenta una rápida pérdida de peso. Algunas personas también desarrollan hinchazón de los tobillos y falta de aliento.

¿Qué causa la ascitis?

La ascitis es el resultado final de una serie de eventos. La cirrosis del hígado es la causa más común de la ascitis. La cirrosis ocurre cuando, la sangre que fluye a través del hígado se bloquea. Este bloqueo causa un aumento de la presión de la vena principal (la vena porta) que distribuye sangre de los órganos digestivos al hígado. Esta enfermedad se llama hipertensión portal. La ascitis ocurre cuando se desarrolla la hipertensión portal. Los riñones no pueden hacer que el cuerpo se deshaga de suficiente sodio (sal) a través de la orina. El que el cuerpo no pueda deshacerse de sal hace que los líquidos se acumulen en el abdomen (ascitis).

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar ascitis?

Los factores de riesgo comunes para desarrollar ascitis incluyen hepatitis B, hepatitis C, abuso de alcohol y las otras enfermedades que llevan a la acumulación de líquidos (insuficiencia cardiaca congestiva, fallo renal), y cáncer de los órganos en el abdomen.

¿Cómo se diagnostica la asicitis?

La ascitis se diagnostica basándose en el examen físico, historial médico, pruebas de sangre, ecografía o escáner TAC (CT scan por sus siglas en inglés) y paracentesis. La paracentesis es un procedimiento en la que se mete una guja a través de la pared abdominal (después de la anestesia local) y se extrae el líquido. Este líquido se examina para ver si hay señales de infección, cáncer, u otros problemas médicos.

¿Cuáles son las complicaciones de la asicitis?

  • Dolor abdominal, malestar y dificultad para respirar. Estos problemas ocurren cuando se acumula demasiado líquido en la cavidad abdonimal. Esto puede limitar la capacidad del paciente de comer, andar y hace cualquiera de las actividades diarias.
  • Infección. Los líquidos que se acumulan en la tripa como resultado de la ascitis puede infectarse con bacteria. Cuando esto pasa, la enfermedad se llama peritonitis bacteriana espontánea. Normalmente causa fiebre y dolor abdominal. El diagnóstico se suele hacer tomando una muestra de la cavidad abdominal como ya hemos explicado antes (ej. haciendo una paracentesis). La peritonitis bacteriana espontánea es una enfermedad seria que requiere tratamiento con antibióticos por vía intravenosa. Después de recuperarse de esta infección, se necesita hacer un tratamiento a largo plazo con antibióticos por vía oral para evitar que la infección vuelva a aparecer.
  • Líquido en los pulmones. Esta enfermedad se llama hidrotorax hepático. El líquido abdominal llena los pulmones (sobre todo en el lado derecho). Esto resulta en falta de aliento, tos, hipoxemia (falta de oxígeno en la sangre) y/o malestar en el pecho.
  • Fallo renal. El empeoramiento de la cirrosis del hígado puede llevar a un fallo renal. Esta enfermedad se llama síndrome hepatorrenal. Es raro, pero es una enfermedad seria y puede llevar a la muerte en alrededor de 3 meses.
  • Fallo cardiaco, fallo respiratorio y encefalopatía hepática (empeoramiento de la función del cerebro) pueden ocurrir como complicaciones de la cirugía del hígado.

¿Cuáles son los mejores tratamientos para la ascitis?

  • Limita la cantidad de sal en tu dieta. El paso más importante para tratar la ascitis es el reducir drásticamente la cantidad de sal que consumes. Los límites recomendados son 2,000 mg o menos al día. Ayuda mucho el ir a ver a un especialista en nutrición (dietista) especialmente porque es difícil de determinar el contenido de sal en los alimentos. Se pueden usar sustitutos de la sal – los cuales no contienen potasio.
  • Toma diuréticos ("píldoras de agua") según te las hayan recetado. A menudo, los pacientes necesitan diuréticos ("píldoras de agua") para tratar la ascitis. Algunos diuréticos comunes son la espironolactona (Aldactone) y/o la furosemida (Lasix). Estas píldoras de agua pueden causar problemas con tus electrolitos (sodio, potasio) y la función de tus riñones (creatinina). Tomar estas píldoras de agua no es un sustituto para disminuir el consumo de sal. Se necesitan ambos para tratar la ascitis.
Otros tratamientos, cada vez más agresivos, incluyen:
  • Paracentesis como tratamiento. A veces los líquidos continúan acumulándose en el abdomen a pesar de los diuréticos y de la reducción de sal en la dieta. En estos casos, los pacientes pueden necesitar una paracentesis para extirpar esta gran cantidad de exceso de líquido.
  • Cirugía. A veces se usa como tratamiento la colocación por medio de cirugía de una derivación (tubo) entre la vena principal (vena portal) y las venas más pequeñas. Al aumentar el flujo de sangre, todos los órganos del cuerpo son capaces de llevar a cabo su función mejor. Por ejemplo, en los pacientes con ascitis, la mejoría de la función de los riñones ayuda al cuerpo a eliminar el exceso de sodio (sal) y prevenir la acumulación de líquidos.
  • Transplante del hígado. Este enfoque se reserva para aquellos pacientes con cirrosis muy severa cuyos hígados están fallando.

¿Qué puedo hacer para controlar mi ascitis?

  • Pésate diariamente. Llama a tu médico si ganas más de 10 libras ( o más de 2 libras por día en 3 días consecutivos).
  • Limita la cantidad de alcohol que bebes. Mejor aún, no bebas ninguna bebida alcohólica. Reducir la cantidad de alcohol que bebes reduce el riesgo de desarrollar ascitis.
  • Limita el uso de medicamentos anti inflamatorios no esteroideo (NSAID por sus siglas en inglés). Algunos ejemplos de NSAIDs son el iboprufeno (Advil, Motrin), la aspirina, indometacina, sulindac. Estos medicamentos afectan a los riñones, y causan que el cuerpo retenga agua y sal.
  • Sigue las pautas para una dieta baja en sal. Los límites recomendados son 2,000 mg o menos al día.
Referencias

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2014

index#s14792


The Cleveland Clinic
Center for Consumer Health Information
216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
healthl@ccf.org
©The Cleveland Clinic 2014