Cleveland Clinic Logo
Cirugía para Apnea del Sueño

Cirugía para Apnea del Sueño

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño es un trastorno común de la respiración que afecta a millones de personas. Tu garganta tiene músculos que mantienen abierta la vía respiratoria y te permiten aspirar y espirar. Si tienes apnea del sueño, estos músculos se relajan demasiado mientras estás durmiendo. Esto causa que la vía respiratoria se cierre. Tu cerebro reconoce esto, y te despierta para que empieces a respirar nuevamente. Si esto sucede frecuentemente, no dormirás bien, y puedes sentirte somnoliento e incapaz de pensar claramente durante el día.

La apnea del sueño es seria. Puede aumentar el riesgo de algunas enfermedades médicas, o empeorarlas, y aumenta la posibilidad de tener un accidente en el trabajo o mientras conduces. En algunos casos, estos efectos de la apnea del sueño pueden ser tan perjudiciales que tu médico considerará la cirugía para resolver el problema.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la apnea del sueño?

Los signos más comunes de la apnea del sueño son los ronquidos fuertes y la respiración entrecortada o jadeo durante el sueño, y el estar muy somnoliento durante el día. Asimismo, puedes levantarte con dolores de cabeza o sequedad de garganta, y tener problemas de concentración durante el día.

¿Cómo es diagnosticada la apnea del sueño?

Muchas personas nunca saben con certeza si tienen apnea del sueño. Los médicos generalmente no pueden detectarla durante las consultas de rutina, y no existen exámenes de sangre para detectarla. La mayoría de la gente que tiene apnea del sueño realmente no lo sabe pues la apnea del sueño sólo ocurre durante el sueño.

Los médicos diagnostican la apnea del sueño preguntándote acerca de su historia médica personal y familiar, y realizando un examen físico. Tu médico también puede ver necesario solicitarte un "estudio del sueño" en el cual vigilan tu respiración y patrones del sueño.

¿Cómo es tratada la apnea del sueño?

El objetivo del tratamiento es que vuelvas a tener respiraciones regulares durante el sueño. Tu médico puede recomendarte cambios en tu estilo de vida como perder peso o cambiar tu posición al dormir. Asimismo puede recetarte un dispositivo bucal que ayuda a mantener tu vía respiratoria abierta, o un dispositivo respiratorio que impulsa el aire hacia tu garganta y pulmones. En los casos en que estos otros tratamientos no funcionan o si tienes las amígdalas muy grandes, tu médico puede ver conveniente referirte a un cirujano para realizar cirugía y solucionar el problema. Es importante tener en cuenta que ninguna cirugía funciona para todos de la misma manera, y que todas tienen posibles efectos secundarios.

Procedimientos quirúrgicos

La alineación de los huesos y tejidos de la mandíbula, boca, y garganta puede causar apnea del sueño. Las opciones quirúrgicas más comunes disminuyen o extirpan completamente el tejido de la garganta que está obstruyendo tu vía respiratoria mientras duermes. Este tejido puede estar en el paladar blando, el cual se encuentra en la zona posterior del techo de la boca; en la úvula ("ese pequeño apéndice que cuelga en la parte posterior de tu garganta"); en tus amígdalas y adenoides, las cuales están en la parte posterior de tu garganta; o en tu lengua. También existen cirugías para corregir la alineación de los huesos de la boca, nariz y rostro. También hay un tratamiento nuevo que estimula los músculos de tu lengua para prevenir un colapso en la garganta.

Los tratamientos quirúrgicos para la apnea obstructiva del sueño incluyen:

  • Uvulopalatofaringoplastía (UPFP). En esta cirugía, el paladar blando (en la parte posterior del techo de tu boca) se retira o acomoda hacia adelante, y te extirpan las amígdalas y úvula pueden. Esta es la cirugía más común para apnea del sueño, pero sus tasas de éxito varían dependiendo del tamaño de tus amígdalas, paladar, mandíbula y lengua.
  • Suspensión del hioides. Si tu vía respiratoria se está cerrando en la base de tu lengua, tu médico puede ver conveniente tratar de conectar tu hueso hioides (un hueso en forma de U en la parte delantera de tu cuello) con la "manzana de Adán" en tu garganta o suspenderlo desde tu mandíbula. Esto puede ayudar a mantener la vía respiratoria abierta y prevenir la apnea del sueño.
  • Estimulador del nervio hipogloso. En esta cirugía se fija un electrodo al principal nervio que controla los músculos de la lengua. Se usa un marcapasos para estimular los músculos de la lengua mientras que duermes para prevenir que la lengua u otros tejidos se colapsen. Esto puede mantener tus vías respiratorias abiertas y prevenir la apnea obstructiva del sueño.
  • Reducción volumétrica de tejidos por radiofrecuencia (RVTRF). Este procedimiento utiliza ondas de energía, como en un horno microondas, para reducir de tamaño el paladar blando y la base de la lengua. Otro nombre para esta cirugía es "somnoplastía." La somnoplastía del paladar es realizada más por ronquidos que por apnea del sueño.
  • Septoplastía y reducción de cornetes. El tabique nasal es el hueso divisorio dentro de tu nariz que separa tus orificios nasales. Algunas veces, cuando el tabique nasal de una persona está desviado, puede bloquear el flujo del aire. La septoplastía se usa para enderezar un tabique desviado. Los cornetes son huesos curvos que se encuentran a lo largo de las paredes de las fosas nasales. Estos pueden obstruir el flujo del aire y pueden contribuir a la apnea del sueño. Al reducir su tamaño se obtiene una vía respiratoria más amplia.
  • Amigdalectomía lingual. Junto a las amígdalas usuales que son extirpadas en una amigdalectomía, existe tejido amigdalino en la base de la lengua. Este puede crecer y contribuir a la obstrucción de la vía respiratoria. Una amigdalectomía lingual puede realizarse algunas veces para despejar la vía respiratoria en la zona inferior de la garganta.
  • Glosectomía de la línea media y reducción de la base de la lengua. Estos dos procedimientos amplían la vía respiratoria al extirpar parte de la mitad posterior de la lengua. Nuevas técnicas han sido desarrolladas usando energía de radiofrecuencia para hacer que estos procedimientos sean más fáciles de realizar.
  • Avance del geniogloso (AGG). El AGG es un procedimiento que fue hecho específicamente para abrir la vía respiratoria para tratar la apnea del sueño. En el AGG, el cirujano tensa un tendón de la parte delantera de su lengua, para prevenir que esta retroceda y obstruya la vía respiratoria en tu garganta. En la mayoría de los casos, el AGG se usa junto con al menos otro procedimiento, como la UPFP o la suspensión del hioides.
  • Osteotomía mandibular inferior anterior (OMIA). En esta cirugía, la mandíbula se divide para llevar tu lengua hacia adelante. Esto puede ayudar a lograr una vía respiratoria más grande y estable. Las buenas noticias son que probablemente no necesitarás pasar la noche en el hospital, y tus maxilares no necesitan ser fijados con cables, pero este procedimiento generalmente no funciona tan bien como el AMM. (Ver debajo.) Algunas veces los médicos realizan la OMIA por sí sola, y algunas veces en combinación con otros procedimientos.
  • Osteotomía maxilomandibular (OMM) y avance maxilomandibular (AMM). Estas cirugías son generalmente los tratamientos más efectivos para la apnea del sueño severa. Las incisiones se realizan en los huesos de los maxilares, y los maxilares superior e inferior se desplazan hacia adelante. Al hacer esto, se amplia toda la vía respiratoria en tu garganta para permitir que más aire pase a través de ella. Desafortunadamente, la cirugía es complicada, y tendrás que permanecer en el hospital al menos una noche. Además, tu médico puede tener que fijar tu mandíbula con cables por varias semanas para asegurarse de que sane apropiadamente.
Referencias

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2020

index#s14623


  The Cleveland Clinic
  Center for Consumer Health Information
  216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
  healthl@ccf.org
  ©The Cleveland Clinic 2020