Cleveland Clinic Logo
Ambliopía

Ambliopía

La ambliopía es una condición de los ojos que se desarrolla en niños (y que también puede estar presente en adultos) en la que la visión de un ojo es más débil que en el otro. Esto ocurre en la ausencia de anormalidades oculares evidentes que normalmente pueden explicar la mala vista. Debido a que la ambliopía puede tener efectos serios, permanentes en tu hijo/a, es importante que se le hagan pruebas de vista con frecuencia.

¿Qué causa la ambliopía?

La causa más común de ambliopía es una diferencia significativa entre el poder de enfoque de cada uno de los ojos. Por ejemplo, un ojo puede ser muy hipermétrope mientras que el otro no lo es, o un ojo puede tener mucho astigmatismo (la visión es borrosa porque el ojo tiene una forma irregular), y el otro ojo no tiene nada. El cerebro favorecerá el uso del ojo que da la imagen más clara y nítida, y abandonará el otro. Este abandono lleva a una disminución de la vista en el ojo abandonado.

Otra causa de ambliopía es la desalineación de los ojos, lo que hace que el cerebro favorezca la imagen que viene del ojo que está derecho comparado con la imagen del ojo que está torcido hacia dentro o fuera. La desalineación ocular también se llama estrabismo, o ojo vago. El término ojo vago también se ha usado para referirse a la ambliopía misma.

Algunos niños no pueden ver bien con un ojo porque hay algo que bloquea el que pasen las imágenes. Esto lo puede causar una catarata (una nube en la lente) o por una lesión que pueda causar una hemorragia dentro del ojo. Un bloqueo crónico de la imagen de un ojo en los bebés y niños pequeños también puede llevar a tener ambliopía porque el cerebro favorecerá la imagen clara que viene del otro ojo. Si las dos imágenes están borrosas o nubladas, el niño puede desarrollar ambliopía bilateral (en los dos ojos).

¿Cómo se diagnostica la ambliopía?

El pediatra de tu hijo o el programa de visión del colegio buscará tres características en la salud de los ojos de tu hijo:

  • ¿Los ojos de tu hijo dejan pasar la luz a través por completo?
  • ¿Ve por los dos ojos igual de bien?
  • ¿Se mueven los ojos de manera normal? ¿Están normalmente alineados?

Si parece que hay un problema (algo que bloquea la luz, la visión no es igual en los dos ojos, un problema con el movimiento de los ojos), el pediatra o la enfermera del colegio puede recomendar una visita al especialista de los ojos, que también se conoce como el oftalmólogo pediátrico.

El médico de los ojos tiene instrumentos especiales que pueden ver dentro de los ojos y medir cómo de bien se enfoca cada ojo. Él o ella también pueden hacer pruebas especiales para asegurarse de que los ojos se mueven juntos correctamente.

A veces estos problemas se encuentran en los niños antes de que desarrollen ambliopía. Sin embargo, en la mayoría de los niños con ambliopía la visión ya ha comenzado a empeorar para cuando visitan al médico.

¿Cómo se trata la ambliopía?

Hay varios tipos de tratamiento para la ambliopía. Hay que empezar tan pronto sea posible después del diagnóstico, y mientras tu hijo sea pequeño. El tratamiento funciona mejor en niños de menos de 6 años, y quizás hasta los 10.

Parches: El tratamiento más común para la ambliopía es forzar al cerebro a que empiece a usar el ojo “malo” mediante poner un parche en el ojo “bueno” durante varias horas cada día. Esto forzará al cerebro a usar la imagen del ojo vago, y eventualmente hará que el ojo se haga más fuerte y que mejore la visión. Al principio, el niño tendrá dificultad para ver usando tan solo el ojo más débil. Sin embargo, es importante que el parche se use de forma consistente y regular. Este tratamiento puede llevar varios meses – e incluso meas que un año – para recuperar la visión perdida. A medida que el niño va usando solo el ojo con la ambliopía, su visión continuará a mejorar. Después de que el médico decide que la visión ha vuelto a la normalidad, no se necesitará ya el parche.

Gotas para los ojos: En los casos de ambliopía leve, el médico puede recomendar que se use unas gotas para los ojos llamadas atropina para poner en el ojo “bueno” en vez del parche. La atropina nubla la visión de cerca al dilatar el ojo, lo que hace imposible que ese ojo se enfoque de cerca. Esto fuerza al ojo “malo” a hacer la mayor parte del trabajo mientras que el niño juega con juguetes, come, dibuja, o lee.

Cirugía: Si hay algo que bloquea el que la luz entre en el ojo, el médico puede recomendar que se haga una cirugía para quitar el bloqueo. Si el estrabismo no permite que los ojos se muevan juntos correctamente, tu médico puede recomendar que te hagan una cirugía en los músculos del ojo. SI el enfoque de un ojo es diferente del enfoque del otro, tu hijo puede necesitar gafas o lentes de contacto.

Tu médico te explicará cuál es el tratamiento más apropiado para tu hijo.

¿Cuál es el pronóstico para los niños con ambliopía?

Si se tratan otros problemas de ojos y se detecta la ambliopía y se trata pronto, la mayoría de los niños volverán a tener la visión normal en el ojo ambliópico. La ambliopía se vuelve mucho más difícil de tratar en los niños más mayores. Si hay mucha pérdida de visión en el ojo con ambliopía, puede que sea imposible recuperarla toda, pero el tratamiento debe de continuarse hasta que no se pueda mejorar ya más.

Es muy importante que sigas las instrucciones de tu médico con respecto al tratamiento. Esto puede ser difícil, porque la mayoría de los niños no quieren llevar un parche en el ojo todos los días. Con el uso de la atropina como otro método de tratamiento, más y más niños con ambliopía pueden tratarse con éxito.

¿Cuándo deben de tener pruebas oculares los niños?

La ambliopía suele comenzar antes de que haya ninguna señal obvia de que algo va mal. Esto es la razón por la que los bebés y los niños pequeños necesitan exámenes oculares cuando van a las citas con sus médicos.

La Academia Americana de Oftalmología recomienda que los niños tengan pruebas oculares en los siguientes momentos:

  • antes de que el niño tenga 3 meses
  • entre las edades de 6 meses y 1 año
  • a los 3 años de edad
  • a los 5 años de edad

Si hay alguna preocupación de que tu hijo pueda tener o desarrollar “ojo vago,” llévalo a que lo evalúen inmediatamente. En las familias con un historia de ambliopía, también hay un aumento del riesgo para los nuevos miembros de la familia.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2014

index#s10707


The Cleveland Clinic
Center for Consumer Health Information
216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771
healthl@ccf.org
©The Cleveland Clinic 2014